24.07.2009 Adiós Cícladas

24 julio 2009 en 21:40 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Son casi las 10 de la mañana. Acabo de levantarme y tengo el cuerpo destrozado. Esto de dormir en el suelo, será bueno para la espalda pero el resto de los huesos me los siento uno por uno.

Ayer como es habitual, salimos a las 6 de la mañana para enfilarnos hacia el sur del Peloponeso. La travesía fue muy loca. Pasábamos de vientos de fuerza 6 y 7 entre los canales y en mar abierto a 10 nudos a sotavento de las islas. La jornada fue dura y con el oído atento a la radio para seguir los partes. Nos encontrábamos en el ojo del Miltemi por lo que la preocupación estaba presente. A eso de las 6 de la tarde ya llevábamos 80 millas. Increíble lo rápido que íbamos. Me hacía daño a la vista mirar la corredera y ver puntas constantes de 8,5 y 8,7 nudos de velocidad. Talula iba de través/aleta de estribor, con dos rizos y media génova y yo con miedo de que se rompiera algo. Llegamos al sotavento de Milos y por tanto última isla que veríamos a estribor hasta llegar al Peloponeso. El viento empezó a aumentar. Joan Antoni rápidamente se puso a la caña y yo me quedé sentada en la bañera a la espera de ver que acontecía para actuar. 35 nudos y seguía subiendo. Amollo toda la mayor y empiezo a recoger la génova antes de que la racha haga algo malo con ella. Me cuesta. Joan Antoni, hace terribles esfuerzos para controlar la caña. Talula se quiere ir de orzada pero no se lo permite. En cuestión de segundos, el aire se llena de espuma y Suri queda moteada. Tenemos 45 nudos de viento, vamos a 9,3 nudos de velocidad y no podemos hacer nada. Habría que poner un tercer rizo y sacar la trinqueta de castaña pero no podemos. Si rizamos, nos arriesgamos a romper algo así que aguantamos y rezamos para que esto baje. Media hora después y con los nervios a flor de piel y la energía agotada, nos quedamos sin viento. Llega la noche y yo lo único que pienso que una noche como este día, no podré aguantarlo. Parece que alguien me oye y la suerte me sonríe. Ha sido tranquila, con vientos moderados a flojos. Apenas he podido dormir pero al menos mis nervios se han mantenido templados. Algo es algo. Ya veremos si las previsiones se cumplen y empezamos a tener un poco de calma. Necesito dejar de oir aullidos. Necesito el silencio del aire, la mar en calma con un pequeño bamboleo, las risas a bordo del Talula, que Suri deje de temblar y que duerma cómo gato panza arriba y sobre todo, poder comer algo caliente.

Anuncios

10.02.09

10 febrero 2009 en 4:55 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Ayer terminé “Guerra y Paz”, de Lev Tolstoi. Hay que aprovechar estas travesías para leer algún clásico de vez en cuando. Resulta a la vez estimulante y desconcertante el contraste entre las andanzas de Napoleón y las aventuras y desventuras del príncipe Andrei, el zar Alejandro, el conde Beszujov y de la encantadora Natasha, y las siempre cambiantes pero eternamente idénticas aguas del Mar de Arabia y la rutina propia de una navegación de mas de mil millas.

La mítica y temida Socotra se encuentra a unas 200 millas a nuestro babor y al norte de ella está la entrada al Corredor/Boulevard, pero de momento pasaremos de largo para recalar en Salala, Omán, reaprovisionarnos, recomponernos y decidir que camino tomamos a continuación.

15.11.2004 llegamos a Canarias

15 noviembre 2004 en 18:14 | Publicado en Empezamos | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Finalmente llegó el día de la travesía. La verdad es que fue tan rápida la decisión que tomó Joan Antoni, que ni me dio tiempo a asustarme un poquito (eso de estar de 5 a 6 días sin ver tierra….). Pues eso, teníamos la previsión para varios días y ya empezaba a soplar buen viento a nuestro favor para cruzar el estrecho,
así que fuimos corriendo a comprar algo y soltamos amarras a eso de las 11 de la mañana de un jueves que ya no recuerdo que día fue. La travesía del estrecho
fue calmada aunque muy lenta. La corriente de entrada desde el Atlántico era tan fuerte que con el motor a todo gas íbamos lentísimos (para los navegantes a un
nudo y medio), así que la navegación fue lenta pero tranquila. Al atardecer pasamos por delante de punta Tarifa

punta Tarifa

 y antes de que empezara a oscurecer, empezamos a cruzar el estrecho propiamente dicho. La verdad es que la transición  hacia el Atlántico fue tranquila y suave y ya tuvimos nuestra primera puesta de sol que realmente fue magnífica.

Por la noche tuvimos un buen vientecito durante un par de horas, pero luego ya despareció y así fue durante los dos días y medio que continuaron. Esto hizo que cambiaran los planes si el tiempo no cambiaba ya que llevábamos combustible para 3 a 4 días de autonomía y haciendo cálculos, salía que si continuaba así la cosa, tendríamos que ir a Agadir a repostar. Pero esta opción no nos apetecía para nada ya que la entrada a los puertos de Marruecos son un poco complicados. Complicados en el sentido de que te piden todo y más y la verdad es que no nos apetecía. Pero bueno, finalmente tuvimos viento toda una noche y al día siguiente continuó un poco más, por lo que pudimos llegar a Lanzarote. Y que contar de la travesía, pues que además de ser muy tranquila, me he dado cuenta que tendré que mentalizarme para hacer el Atlántico. Esto de estar tantos días sin tocar tierra y no poderme mover del barco me ha desesperado un poquito, pero bueno, espero que aprenda a tomarme las cosas con más paciencia.
Y eso, finalmente Lanzarote al amanecer….que maravilla de islas con todos sus volcanes. Ya al atardecer entramos a una marina que hay en el sur de la isla cuya entrada es bastante espectacular ya que es toda de piedra volcánica y muy lujosa (no había otra elección), así que atracamos tranquilamente y por la noche nos fuimos a cenar unas papas arrugás con un buen Grifo seco y bien fresquito que entra de maravilla.
En Lanzarote hemos estado aproximadamente dos semanas paseando por la isla, visitándola toda toda.

Vaya, que no nos hemos dejado ningún pueblecito. Y la verdad es que es una preciosidad. Para quién no la conozca, tenéis que venir ya que de aquí a poco estará destrozada por la especulación inmobiliaria y por el turismo. Teniendo en cuenta que estuve hace 4 años, y la diferencia que he visto ha sido increíble, de aquí a 4 más no quiero ni imaginármelo, pero bueno, de momento se aguanta.


Después de Lanzarote salimos rumbo a Gran Canaria ya que teníamos que reparar cosas del Talula que en Lanzarote no podíamos hacer, pero como el viento se nos puso otra vez en el morro (ha sido así durante 1200 millas), decidimos parar en Fuerteventura. Y aquí llegó mi primer y único día de playa….ooooohhh que gustito, os imagináis en el mes de noviembre, en unas dunas en pleno parque natural del Corralejo, dentro de un muro de piedras y en una playa nudista maravillosa… bueno, bueno, y con un buen libro, la verdad es que creo que ha sido el día más relajado de todo. Bicicleta, dunas, lectura, un buen baño en aguas transparentes y …..en fin, que más que más.
Lo único malo de la estancia de Fuerteventura es que en el puerto en el que estábamos (medio pesquero medio deportivo), llegaron un montón de veleros de Lanzarote que venían de regatas. Parece ser que nosotros estábamos ocupando el puesto de un barco que tiene amarre en este puerto para 6 meses y cuando nos vió, empezó a darnos gritos para que saliéramos de allá. Evidentemente, nosotros habíamos pagado y no teníamos intención de salir más que nada porque no había lugar para atracar. Pero bueno, ellos se pusieron en otro lugar que no entraban y luego, después de hablar con ellos, guardia de seguridad por medio, enseñando
factura etc,etc, decidimos cambiarnos aunque sabíamos que nosotros tampoco entraríamos. En fin, el tema acabó bien, tomando ron dulce con unos de los
tripulantes que iban bastante calzados. Total por la noche el puerto estaba a tope de niñatos pijos de Lanzarote bastante borrachos y nosotros decidimos ir a
cenar algo fuera. El tema es que ese día ganó el Barça al Madrid, así que cuando eran las 2 o 3 de la mañana me desperté ya que oía un golpe. Salgo, miro y no veo
nada. Me vuelvo al camarote y otra vez el golpe. Vuelvo a salir y veo que la proa del barco estaba encima del pantalán, así que bajo del barco y veo como nos habían soltado un amarra y de ahí venían los golpes. Total, que volvemos a colocar la amarra y luego por la mañana, vemos como nos habían tirado los
bañadores al agua, me robaron mi toalla y las pinzas que aunque parezca una tontería, busqué por media Barcelona esas pinzas ya que van muy bién
para colgar la ropa en cabos gruesos. En fin, con mañanero baño en un puerto, que no es lo más agradable del mundo, JA, pudo recuperar los bañadores, pero ya
os podéis imaginar con que mal rollo nos fuimos de allá. Después de habernos cambiado de sitio, sin tener la obligación de hacerlo, van y nos lo “agradecen” de esa manera, ya que el que te suelten una amarra es de una maldad extrema. Pero bueno, supongo que ser dos catalanes en medio de un montón de barcos canarios,
ayudó también para que nos hicieran lo que nos hicieron….en fin, cuenta borrada y ahora ya en Gran Canaria, llevamos una semana y media trabajando en el
Talula. Todavía no hemos visitado la isla y eso que tenemos gente conocida por aquí que nos están ayudando un montón y que disponemos de mucha información, pero es que cuando tenemos algo medio solucionado, se estropea
otra….es un no parar y además cosas muy importantes que no podemos dejar para otro día.
Bueno, bueno, bueno, creo que llevo ya una hora escribiendo y me da la sensación de que no estoy demasiado concentrada en la redacción. Estoy en
un salón recreativo y detrás de mí están jugando con maquinitas y hacen tanto ruido que me despisto.
Ser felices y hasta pronto,
Laura

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.