30.09.09 A un día

30 septiembre 2009 en 11:01 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , ,

Esto es lo que falta para completar el círculo: un día. Ayer salimos finalmente de Roses con dirección a Palamós. No había viento pero el poco que hubo, nos ayudó a mantener al menos las velas y llegar al destino. Una vez detrás del rompeolas del puerto de pescadores, cogimos una boya que nos dejó un barquito que había salido para tomar un poco el sol. Ya amarrados, me dediqué a contemplar el pueblo de Palamós mientras desgranaba una granada para la ensalada. Todo lo hacía lentamente. Pensaba en el tiempo y en el espacio. Reiteración. Sigo sintiendo este viaje cómo un sueño: irreal y mágico. Un gran letargo que me ha llevado a lugares donde el ser humano convive en paz con su entorno; donde la vida se vive con calma y tranquilidad; donde las malas caras no caben en ese mundo amable y sosegado; donde la conciencia de lo que somos y a donde vamos, se vive con plenitud y sin miedo. Donde un gran DONDE cohabita con sus gentes. Mañana nos espera el Port Olimpic. Mañana cerraremos el proyecto Talula. Mañana diremos adiós a muchas cosas para empezar otras. Mañana diré…no sé lo que diré. Sólo sé que intento deciros que pienso o siento y lo único que me vienen son lágrimas a los ojos. Cómo duele decir adiós a lo que me ha dado tanto; a lo que me ha hecho ser más persona; a lo que me ha ayudado a superar mis miedos e incertidumbres. En definitiva, a lo que me ha ayudado a ser libre. Cómo duele.

Anuncios

23.09.2009 Vida

23 septiembre 2009 en 19:35 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , ,

Después de un generoso desayuno en Cal Mariner como cada mañana, Mayte nos dejó su coche. Enfilamos la carretera que nos conducirá hasta Sant Pere de Rodes. Una vez allá, nos adentramos en sus piedras y disfrutamos cada detalle que observamos. Desde fuera, contemplamos el Port de la Selva y parte del Parc natural del Cap de Creus. El Alt Empordà está a nuestros pies. Respiras profundamente y emites un suspiro largo, constante y lleno de recuerdos. A veces, parece como si todo hubiera sido un espejismo, un sueño largo en un sofá con un libro abierto sobre las rodillas, una película de domingo por la tarde tumbado en el sofá, un algo raro que ha estado ahí y que ha sido muy intenso pero que de repente, ha desaparecido. Eso, un largo suspiro. Por la noche, cena de despedida en Ca La Paquita, amenizado con unos mejillones cuya salsa era tan deliciosa que pedimos cuchara para beberla y de segundo, un suquet de peix que nos hizo bajar rodando las escaleras del restaurante. Como cuida la familia y qué bonito es compartir con ellos historias y recuerdos que te hacen saber un poco más de donde proceden y a donde van. Vida.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.