19.02.09. A TOCAR DEL BULEVARD

19 febrero 2009 en 5:42 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

velero

Ja fa un dia que vam deixar Salalah i ens estem acostant a l’entrada del corredor de seguretat; de fet ens acaba de creuar per la popa un vaixell de guerra, el qual deu guardar l’entrada est d’aquest “Bulevard dels Pirates”; segurament serà el primer d’una llarga llista que veurem en els propers dies.
Seguim navegant en conserva amb els nostres amics noruecs del Malin i els nostres amics italians del Kiribati; amb ells hem pactat prèviament tots uns procediments d’emergència: canals de VHF i de HF pels que comunicar-nos i que, per evitar ser descoberts, anomenem amb lletres; horaris per posar-nos en contacte; procediments nocturns (anem sense llums de navegació i el Kiribati, posseïdor del radar més potent, ens adverteix de qualsevol perill, hostil o no, que s’acosti). De moment la primera nit ha estat molt tranquil·la i la única cosa a ressaltar, absolutament positiva, era la increïble fosforescència de les aigües que feia que l’estela que deixem il·lumines amb el seu resplendor les veles. També es tremenda la quantitat de crancs i bestioles similars que es veuen nedant al mig del mar i que contribueixen també a la fosforescència general; la profunditat on som es de mes de 2000 metres, pel que no em pregunteu que hi fan crancs aquí.
Esperem que tot segueixi així i que, a més a més, l’Eolo ens regali una mica de vent ja que, de moment, portem moltes hores de motor.

Anuncios

16.02.09. OMAN SEGONS TALULA

16 febrero 2009 en 20:49 | Publicado en El Mundo según Talula | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

L’arribada a Salalah, segons alguns la segona ciutat de Oman, vol dir per nosaltres el final d’un món, l’Asiàtic, i l’inici d’un de molt diferent, l’Àrab. Vol dir la fi de les papaies i els mangos i l’omnipresència de taronges i pomes; vol dir la reaparició de les gavines, que no veiem des de fa quatre anys. Vol dir veure’s les cerveses que ens queden a bord, doncs per aquí ja no em trobarem fins a arribar a Europa. També marca el final del nostre llarg estiu: de moment amb moderació i de mica en mica, però d’ara en endavant anirem tastant i recordant la mossegada del fred; a Salalah, per la nit, el termòmetre ja va baixar fins els 19º dins el Talula (a fora em fa esgarrifances pensar-hi), temperatura per nosaltres glacial i que no experimentàvem des de la primavera del 2004.
Oman, pel que hem vist, respon a la imatge que tenim dels països àrabs del petrodòlar; desert polsos i inhòspit (i em vam tenir una bona mostra amb la boira de sorra i pols que ens va envoltar durant dos dies,  que ens feia grinyolar fins les dents i els efectes de la qual tardarem mesos en fer fora del vaixell, ja que per aquí el que es diu ploure, no ho fa gaire), travessat per amples i abundants carreteres que no porten enlloc, als marges de les quals vaguegen els dromedaris portats a l’atur pels Toyotas 4X4, i sovintegen estacions de servei molt modernes, però sense clients. Un país on la policia pot arribar a uns graus d’indolència que necessiten de molt d’entrenament.
La ciutat és una successió monòtona de barris quasi idèntics, on els restaurants, les perruqueries i les bugaderies es succeeixen sense fi; si no fos perquè alguns cartells apunten en aquella direcció, un no sabria endevinar quin d’ells és el centre. Això no obstant, la ciutat gaudeix d’un gran aeroport, on s’arriba per una gran autopista il·luminada per fanals ostentosos, on aterren dos vols al dia.
La gent. Ah, la gent és ben curiosa i diversa. Els homes son omnipresents i les dones vam tardar tres dies en veure’n alguna, no gaires; pel que fa a les criatures, en recordo un parell. Com a les pel·lícules de romans, pots saber la nacionalitat de la gent per la manera en que va vestida. Els homes omanites
van tots amb una túnica blanca fins als peus i un barret o un mocador al cap, en pla Gadafi, que constitueix la única nota cromàtica. Els paskistanesos, els de Bangladesh, els indis, els jordans,… van tots amb els seus “vestits regionals”. Tots ells fan les feines manuals i dures, mentre que els omanites, si fan alguna cosa, és asseguts i amb aire condicionat.
Acabarem amb les dones omanites que, malgrat les poques que vam veure, ens van fer un impacte profund: totes, sense excepció, vesteixen una túnica negre, que les cobreix de cap a peus; aquesta roba negre, damunt del cap, presenta una gran elevació, com si per sota duguessin un gran pentinat, del qual només en podrà gaudir el marit ; algunes van amb la cara tapada i d’altres amb la cara, i només la cara, descoberta; aquestes darreres ens vam permetre descobrir alguns detalls exòtics: pintades damunt unes celles totalment depilades, duen dues ratlles negres que es toquen sobre el nas; això i els seus trets negroides els donen un aspecte singular: com la Grace Jones vestida amb la capa del dolent de la Guerra de les Galàxies . Totes s’assemblen molt entre elles, com bessones; en canvi semblen pertànyer a una raça diferent que la dels seus homes, o així em va semblar a mi.

12.02.09

12 febrero 2009 en 5:02 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Llegada al puerto de Salalah (Omán). Nos reciben gigantes de hierro de color naranaja por todas partes. Emiten un ruido chirriante que es bastante ensordecedor. Son las grúas del puerto que se afanan en descargar todos los contenedores que transportan esos otros gigantes que son los mercantes. Port Control nos da indicaciones donde debemos fondear: al S de un barco verde. La zona es un área muy pequeña y está abarrotada de veleros. No podemos fondear en otro lugar ya que hay una zona militar, una de seguridad, otra para los remolcadores y otra para los mercantes. Lo intentamos 5 veces y cada vez que pensábamos que ya lo habíamos conseguido, nos llamaban por el canal 12 para que cambiáramos. Una vez situados, bajamos a tierra y hacemos la entrada al país. Comemos, nos relajamos y a las 19.30h ya estamos durmiendo.

11.02.09

11 febrero 2009 en 4:57 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Avui un fotimé de coses. Primer de tot: Eureka!!!. Després de 10 dies de treure brillo a la “rapala” sense cap èxit, avui per fi hem pescat una tonyina. No diré que faci mig metre o que pesi 20 quilos; Ès petitona, però servirà per tenir uns filets de peix per dinar, a la planxa per nosaltres i crus per la Suri.
En l’apartat negatiu: aquesta nit s’ha acabat el vent i les previsions meteorològiques no anuncien masses canvis, de manera que, mal ens pesi, hem engegat el motor per tractar d’arribar a Salalah demà (divendres no ès un bon dia per arribar a un país musulmà).
En l’apartat Pirates tenim dos notícies: una d’agències i l’altre des de primera lÌnia de foc i rabiosa actualitat. Anem per la primera: ahir vam rebre un correu d’uns amics des de Salalah, que ens diuen que les forces franceses han apressat a 8 pirates del Iemen; això són males notícies per nosaltres, doncs indica que els pirates no són nomès somalis i que la costa del Iemen no ès massa segura i es millor seguir el corredor de seguretat, pel que segurament caldrà deixar de costat el nostre pla inicial de parar a Al-Mukalla i a Ras Sharma, a la costa del Iemen, i anar directes a Aden. Veurem.
Des de primera línia del front. Havia quedat per parlar amb el nostre amic hispà francès per la ràdio de HF a les 05:00 UTC; quan ens hem posat en contacte ha resultat que en aquell moment tenien un vaixell sospitós a dues milles que, aparentment, els estava seguint; l’Eddy ha trucat ràpidament als vaixells de guerra de la Coalició i, al no obtenir resposta, s’ha posat en contacte amb un vaixell de càrrega que estava a prop; aquest a l’hora ha contactat amb les forces de la coalició, les quals han contestat que efectivament aquest era un vaixell sospitós i que enviaven immediatament un avió; l’avió ha arribat al cap de 10 minuts i ha resultat que era de les forces espanyoles; el vaixell sospitós ha canviat de rumb i s’ha acostat a un altre de característiques semblants a ell. Han girat cua al veure que anaven mal dades o  simplement ha coincidit així?. Jo he assistit a tot aixó en directe a travès de la ràdio de HF i espero que tot plegat sigui lo mès a prop que arribi a estar de “l’acció”.

10.02.09

10 febrero 2009 en 4:55 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Ayer terminé “Guerra y Paz”, de Lev Tolstoi. Hay que aprovechar estas travesías para leer algún clásico de vez en cuando. Resulta a la vez estimulante y desconcertante el contraste entre las andanzas de Napoleón y las aventuras y desventuras del príncipe Andrei, el zar Alejandro, el conde Beszujov y de la encantadora Natasha, y las siempre cambiantes pero eternamente idénticas aguas del Mar de Arabia y la rutina propia de una navegación de mas de mil millas.

La mítica y temida Socotra se encuentra a unas 200 millas a nuestro babor y al norte de ella está la entrada al Corredor/Boulevard, pero de momento pasaremos de largo para recalar en Salala, Omán, reaprovisionarnos, recomponernos y decidir que camino tomamos a continuación.

15.01.2009 Penúltima crónica

15 enero 2009 en 21:13 | Publicado en Empezamos | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ya son muchos los días que voy buscando excusas para no ponerme delante de la que tal vez será, la penúltima crónica. Y, ya son muchos los días, que busco esas palabras enmarañadas en mi mente para poder volver a hablar de este viaje.
Tras dejar atrás Port Moresby (Papúa Nueva Guinea), teníamos más de 1000 millas por delante nuestro hasta llegar a Indonesia.
Después de un estrecho de Torres que cruzamos a gran velocidad,

 con viento y corriente siempre a nuestro favor, y tras un avión de la Guardia costera australiana que nos pasó casi “rozando” el mástil mientras estábamos montando el tangón para configurar las velas (estuvieron llamando antes por la radio pero pensábamos que llamaban a otro barco), llegamos al mar de Arafura, tirando por el lado de sotavento, todos los desechos orgánicos que generábamos. Os cuento esto, ya que antes de salir de Port Moresby, tuvimos que enviar –es obligatorio-, un e-mail a Australia para decirles que íbamos a cruzar sus aguas. Rápidamente nos llegó su respuesta diciéndonos tooooodo aquello  que no se podía hacer en sus aguas, entre ellas, tirar productos orgánicos por la borda. Y a mi cómo que cada vez me caen peor los australianos (no enumeraré los motivos pero os aseguro que cada vez son más), pude realizar mi pequeño acto de rebeldía, tirando las pieles de las frutas que consumíamos y asomando “mi culito” por la borda cuando las necesidades apremiaban o eso digo yo, también estaba prohibido?.
Tras más de una semana de navegación en un Mar que no superaba los 40 metros de profundidad y de un color verde intenso, llegamos a Indonesia.

 

 

Este gran país formado por miles de islas, fue desde un principio para mí, una gran decepción.
Indonesia, en estos pequeños recodos de mi memoria supone Nasi Goreng y cerveza Bintang casi cada noche para cenar.

Navegaciones sin viento y corriente en contra. Fondeos cuyas playas eran vertederos de basura. Dragones de Komodo y macacos pescando cangrejos en la isla de Rimca.

 Cientos de pescadores, de redes a esquivar y de zambullidas al amanecer en plena navegación (entonces sí que teníamos viento), para arrancar enjambres de sedal y cuerdas de la hélice. De islas y más islas abrasadas por el fuego. De un poder corrupto y de blancos (australianos) todavía más corruptos amparándose en la corrupción de los locales. De la isla de Bali, bonita y llena de encanto

 

pero tan explotada y ocupada que en breve será insostenible de tanta construcción, demografía y turismo.  De atardeceres en el sur de Java donde miles de zorros voladores cruzaban el horizonte en busca de bananas y papayas silvestres en las montañas y de un fondeo en el cráter que dejó la explosión del mítico volcán Krakatoa hace ya más de un siglo.
Y así, después de más de dos meses y medio en este país, saltamos a Malasia tras el cruce de la vía de navegación que rodea Singapore y que probablemente, sea una de las más transitadas.


Malasia fueron saltos de marina en marina. Remontar el estrecho de Malaca. Navegaciones cortas pero intensas de tráfico de mercantes y pescadores. Aguas sucias todo el tiempo y del fondeo en un río (Port Klang), donde cada día con el bichero, tenía que apartar toda la basura que se acumulaba alrededor del Talula (incluido un gato muerto a punto de reventar).
Fueron días de reparaciones,

de mal humor y de distanciamiento en el Talula. Fueron días de nuevas amistades que han quedado ahí por siempre.

 Fueron días de cambio y de crecimiento duro pero necesario.
Malasia fue la isla de Penang. Noches en el barrio hindú. Rotis y los mejores tandoris en el Mustafás, calamares rebozados en el “restaurante” chino más sucio de Penang, donde las ratas estaban tan saciadas que retozaban por debajo de las mesas ante la indiferencia de los clientes menos de la nuestra.

De una marina en dónde a partir de los miércoles, ya no se podía dormir hasta las tres de la madrugada, ya que la discoteca que albergaba el recinto, estaba totalmente descubierta. De numerosos templos, paseos, pensamientos y más pensamientos…
Y también fue Langkawi. Última isla antes de partir hacia Tailandia. Cargamos bodegas, salida del país y rumbo a Phuket. En este trayecto de 120 millas,  hicimos varias paradas en islas donde las aguas volvían a ser limpias y de escenarios dónde, una vez más, la naturaleza se imponía soberbia y desafiante  ante la medida humana.


Llegada a Phuket. Fin de Año en el barco de unos amigos y empezamos el año sin saber qué hacer de nuestras vidas. Continuamos? Nos quedamos un año más por la zona y aprovechamos para pintar aquí el Talula? Qué haremos en España cuando lleguemos con tanta crisis? Es aconsejable hacer este año el Mar Rojo?. Y así fueron pasando los días hasta que el día 10 de enero tomamos la decisión: Mar Rojo, Mediterráneo y vuelta a casa.
Y así tras 1600 millas más a nuestras espaldas y con el alma un poco más en calma, hoy os estoy escribiendo desde un atolón de las Maldivas (probablemente el más feo de todos al menos visto desde el mar). Tranquilidad, sol, arena blanca, aguas transparentes, un poblado encantador con casitas hechas de coral y calles de arena sin asfaltar, un pozo donde puedes coger agua dulce y lavar la ropa y unas gentes humildes pero tremendamente hospitalarias cómo rige su costumbre musulmana.


De un día de ayer donde pescamos 15 calamares por lo que pude hacer finalmente, un arroz negro y unos calamares a la cerveza que compartimos con nuestros amigos suecos del Eos.

Y mañana, de una cena en el poblado y al día siguiente, de una excursión a otra isla.
Luego serán 1200 millas más hasta Omán (Salalah),

que será desde donde envíe esta crónica, para saltar a Yemen (país del que tengo grandes expectativas) y atravesar con otros veleros,  la zona marítima más conflictiva que es el Golfo de Adén. Allí serán días con todos los sentidos a flor de piel y con la tarea aprendida de cómo hacer un SOS a través de las radios en caso de amenaza de piratas. Navegaremos por un corredor de seguridad en donde la flota internacional está presente y que una vez superado el estrecho de Bab el-Mandeb, quedarán atrás los piratas pero entonces, las noches de insomnio vendrán por los fuertes vientos que soplarán del Norte y que nos harán buscar refugio en las costas de Eritrea, Sudán y Egipto y esperar con mucha paciencia a que Eolo se despiste un poco, para seguir remontando ese mar Rojo hasta llegar al Mediterráneo, donde, con nuestro querido Serrat y una botella, esta vez de Champagne francés comprado en Nueva Caledonia, será descorchado y regado sobre la cubierta del Talula para darle las gracias por habernos llevado de vuelta a nuestro querido Mar Mediterráneo.
Aún falta al menos dos meses para ello, pero así será.
Cómo tantas veces he soñado y deseado.
Cerrando un ciclo más de mi vida.
Cada día más cerca de todos vosotros y tan lejos de otros,
Laura

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.