30.09.09 A un día

30 septiembre 2009 en 11:01 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , ,

Esto es lo que falta para completar el círculo: un día. Ayer salimos finalmente de Roses con dirección a Palamós. No había viento pero el poco que hubo, nos ayudó a mantener al menos las velas y llegar al destino. Una vez detrás del rompeolas del puerto de pescadores, cogimos una boya que nos dejó un barquito que había salido para tomar un poco el sol. Ya amarrados, me dediqué a contemplar el pueblo de Palamós mientras desgranaba una granada para la ensalada. Todo lo hacía lentamente. Pensaba en el tiempo y en el espacio. Reiteración. Sigo sintiendo este viaje cómo un sueño: irreal y mágico. Un gran letargo que me ha llevado a lugares donde el ser humano convive en paz con su entorno; donde la vida se vive con calma y tranquilidad; donde las malas caras no caben en ese mundo amable y sosegado; donde la conciencia de lo que somos y a donde vamos, se vive con plenitud y sin miedo. Donde un gran DONDE cohabita con sus gentes. Mañana nos espera el Port Olimpic. Mañana cerraremos el proyecto Talula. Mañana diremos adiós a muchas cosas para empezar otras. Mañana diré…no sé lo que diré. Sólo sé que intento deciros que pienso o siento y lo único que me vienen son lágrimas a los ojos. Cómo duele decir adiós a lo que me ha dado tanto; a lo que me ha hecho ser más persona; a lo que me ha ayudado a superar mis miedos e incertidumbres. En definitiva, a lo que me ha ayudado a ser libre. Cómo duele.

Anuncios

26.09.2009 A 70 millas del final

27 septiembre 2009 en 12:01 | Publicado en Diario de a bordo | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , ,

Quedan pocos días para llegar a Barcelona. Hay alegría pero también tristeza. Finalizamos sin calcetines para empezar un futuro un tanto incierto. Hablamos con los más cercanos y no siento que estén llenos de energía ni veo un sentimiento o una visión positiva hacia este país. Se contagia.
Ya estamos en Roses. Mañana iremos con los amigos de Joan Antoni a desayunar pescado frito y vino blanco. Hace años que tienen esta costumbre y recuerdo con melancolía y envidia sana, cuando Robert nos lo contaba en sus mensajes. Y ya ven, aquí estoy preparada para desayunar yo también mañana. El tiempo siempre tan implacable y cuadrado de miras. Pero de momento, esta noche iremos a cenar con el mismo que me hacía crecer los dientes, con Ana Mari y la hija de ambos, Joanna. Gente sencilla, amable, cariñosa y amiga de sus amigos que, durante todos estos años, han estado con nosotros ayudándonos cuando los hemos necesitado. Son personas que junto a otros, nos han ayudado para llegar hasta aquí y cumplir el sueño más importante de mi vida: haber circunnavegado el planeta tierra.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.