16.02.09. OMAN SEGONS TALULA

16 febrero 2009 en 20:49 | Publicado en El Mundo según Talula | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

L’arribada a Salalah, segons alguns la segona ciutat de Oman, vol dir per nosaltres el final d’un món, l’Asiàtic, i l’inici d’un de molt diferent, l’Àrab. Vol dir la fi de les papaies i els mangos i l’omnipresència de taronges i pomes; vol dir la reaparició de les gavines, que no veiem des de fa quatre anys. Vol dir veure’s les cerveses que ens queden a bord, doncs per aquí ja no em trobarem fins a arribar a Europa. També marca el final del nostre llarg estiu: de moment amb moderació i de mica en mica, però d’ara en endavant anirem tastant i recordant la mossegada del fred; a Salalah, per la nit, el termòmetre ja va baixar fins els 19º dins el Talula (a fora em fa esgarrifances pensar-hi), temperatura per nosaltres glacial i que no experimentàvem des de la primavera del 2004.
Oman, pel que hem vist, respon a la imatge que tenim dels països àrabs del petrodòlar; desert polsos i inhòspit (i em vam tenir una bona mostra amb la boira de sorra i pols que ens va envoltar durant dos dies,  que ens feia grinyolar fins les dents i els efectes de la qual tardarem mesos en fer fora del vaixell, ja que per aquí el que es diu ploure, no ho fa gaire), travessat per amples i abundants carreteres que no porten enlloc, als marges de les quals vaguegen els dromedaris portats a l’atur pels Toyotas 4X4, i sovintegen estacions de servei molt modernes, però sense clients. Un país on la policia pot arribar a uns graus d’indolència que necessiten de molt d’entrenament.
La ciutat és una successió monòtona de barris quasi idèntics, on els restaurants, les perruqueries i les bugaderies es succeeixen sense fi; si no fos perquè alguns cartells apunten en aquella direcció, un no sabria endevinar quin d’ells és el centre. Això no obstant, la ciutat gaudeix d’un gran aeroport, on s’arriba per una gran autopista il·luminada per fanals ostentosos, on aterren dos vols al dia.
La gent. Ah, la gent és ben curiosa i diversa. Els homes son omnipresents i les dones vam tardar tres dies en veure’n alguna, no gaires; pel que fa a les criatures, en recordo un parell. Com a les pel·lícules de romans, pots saber la nacionalitat de la gent per la manera en que va vestida. Els homes omanites
van tots amb una túnica blanca fins als peus i un barret o un mocador al cap, en pla Gadafi, que constitueix la única nota cromàtica. Els paskistanesos, els de Bangladesh, els indis, els jordans,… van tots amb els seus “vestits regionals”. Tots ells fan les feines manuals i dures, mentre que els omanites, si fan alguna cosa, és asseguts i amb aire condicionat.
Acabarem amb les dones omanites que, malgrat les poques que vam veure, ens van fer un impacte profund: totes, sense excepció, vesteixen una túnica negre, que les cobreix de cap a peus; aquesta roba negre, damunt del cap, presenta una gran elevació, com si per sota duguessin un gran pentinat, del qual només en podrà gaudir el marit ; algunes van amb la cara tapada i d’altres amb la cara, i només la cara, descoberta; aquestes darreres ens vam permetre descobrir alguns detalls exòtics: pintades damunt unes celles totalment depilades, duen dues ratlles negres que es toquen sobre el nas; això i els seus trets negroides els donen un aspecte singular: com la Grace Jones vestida amb la capa del dolent de la Guerra de les Galàxies . Totes s’assemblen molt entre elles, com bessones; en canvi semblen pertànyer a una raça diferent que la dels seus homes, o així em va semblar a mi.

Anuncios

15.02.09

15 febrero 2009 en 5:35 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Continuando con el día anterior, efectivamente, esta mañana, hay barcos que empiezan a levantar el ancla. Es momento de hacer lo mismo y cambiar de lugar. Pero coincide que vamos viendo cómo otros barcos (del rally Vasco de Gama) van haciendo su aparición por lo que estará reñido tú pequeño espacio en este lugar.
Pero bueno, sin pensarlo dos veces y viendo que hay un barco que enciende el motor, sacamos nuestra ancla y nos situamos a su popa. Tiramos el ancla para marcar territorio. La mujer que hay en la bañera se pone nerviosa. Le decimos que no se preocupe. Al fin y al cabo, ellos se van no?. Llega el marido con los papeles de la salida y nos dicen que tardarán casi una hora en partir. Lo harán con dos barcos más que están a su lado. Nos sentamos y esperamos. Hemos alquilado un coche con otro barco pero no podemos irnos.
De repente, el hombre baja el chinchorro y se dirige a tierra. No me lo puedo creer. Se ha olvidado de algún trámite. Esperamos una hora más. La paciencia se nos está acabando. Ya son las 12 del mediodía pero todo tiene su final. Los tres barcos ya se han ido y tenemos un buen espacio para nosotros pero nuestra ancla decide no engancharse en el fondo del mar matarile lire…..Repetimos la operación 5 veces. No hay manera; garreamos. Al final pasamos de todo y nos encomendamos a la virgen para que no sople fuerte y nos vayamos contra un barco.
Por la tarde, vamos a comprar diesel. Será un largo camino hasta Adén (Yemen), donde nuestro principal problema será la falta de viento. No tendremos autonomía para hacer todo el recorrido a motor pero una vez más, nos encomendaremos a la virgen o a algún santo para que se apiade de nostros y nos sople un poquito.
Más tarde aparece la pareja con la que hemos alquilado el coche y nos vamos al Hilton para tomar unas cervezas (es el único lugar junto con el Oasis donde puedes hacerlo) y de paso, yo me llevo mi ordenador ya que seguro que hay conexión.
Por cierto, antes de esto, pasamos por un internet café. Cuando entré al lugar para acceder a internet, los chicos que habían allá me dijeron que había un “big error” en internet por lo que Omán estaba sin conexión pero mientras me decían esto, uno de ellos, hablaba a través de su móvil. Raro no?.
Así que con mi portátil en la mochila, entramos en el Hilton y al fin puedo conectarme. Mientras estoy liadísma con esta labor que tanto me estresa, veo pasar las primeras mujeres. La verdad es que la imagen que veo de ellas no es precisamente la que imaginaba. Por un lado tenemos a las cantantes y coro que están a punto de empezar su actuación. Son filipinas. El resto visten a lo occidental y de forma bastante provocativa. Me sorprende pero bueno, esto es el Hilton y aquí se concentra toda la fauna occidental masculina que hay por la zona trabajando y esto genera todo una fauna especial femenina local. Mañana iremos al mercado y supongo que aquí veré la otra Omán que nada tendrá que ver con la de esta noche.

12.02.09

12 febrero 2009 en 5:02 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Llegada al puerto de Salalah (Omán). Nos reciben gigantes de hierro de color naranaja por todas partes. Emiten un ruido chirriante que es bastante ensordecedor. Son las grúas del puerto que se afanan en descargar todos los contenedores que transportan esos otros gigantes que son los mercantes. Port Control nos da indicaciones donde debemos fondear: al S de un barco verde. La zona es un área muy pequeña y está abarrotada de veleros. No podemos fondear en otro lugar ya que hay una zona militar, una de seguridad, otra para los remolcadores y otra para los mercantes. Lo intentamos 5 veces y cada vez que pensábamos que ya lo habíamos conseguido, nos llamaban por el canal 12 para que cambiáramos. Una vez situados, bajamos a tierra y hacemos la entrada al país. Comemos, nos relajamos y a las 19.30h ya estamos durmiendo.

10.02.09

10 febrero 2009 en 4:55 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Ayer terminé “Guerra y Paz”, de Lev Tolstoi. Hay que aprovechar estas travesías para leer algún clásico de vez en cuando. Resulta a la vez estimulante y desconcertante el contraste entre las andanzas de Napoleón y las aventuras y desventuras del príncipe Andrei, el zar Alejandro, el conde Beszujov y de la encantadora Natasha, y las siempre cambiantes pero eternamente idénticas aguas del Mar de Arabia y la rutina propia de una navegación de mas de mil millas.

La mítica y temida Socotra se encuentra a unas 200 millas a nuestro babor y al norte de ella está la entrada al Corredor/Boulevard, pero de momento pasaremos de largo para recalar en Salala, Omán, reaprovisionarnos, recomponernos y decidir que camino tomamos a continuación.

07.02.09. 10:45am

7 febrero 2009 en 10:45 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Después de una noche donde se ha dormido poco debido a los golpes que daban la génova y la mayor por falta de viento, he desistido en mi tercer intento de dormir un poco y a las 8:30am, me he dispuesto a preparar el desayuno a base de naranjas, tostadas con queso fundido, huevos y café. Mientras, JA ha estado oyendo una rueda a través de la radio a la que nos hemos presentado para comunicarnos con el resto de los barcos que hacen el mismo recorrido (Maldivas-Omán) y de esta forma, continuar con ellos de cara al Mar Rojo.

Hace pocos minutos estaba sumergida con el capitán Nemo contemplando magníficos escenarios bajo el mar.

Cuando acabe esta redacción, no sin antes haberme levantado al menos una vez para otear el horizonte a la búsqueda de mercantes, seguire con Julio Verne y a las 11.30am, empezaré la difícil labor de ponerse ante los fogones, aunque la verdad sea dicha, llevamos unos días de navegación tan idónea como insólita, que cocinar, no supone una tortura.
Hoy prepararé un arroz con pesto y jamoncillo de lata que compré en Papúa-Nueva Guinea. Luego tomaremos nuestro último capuccino Indocafé (comprado en Indonesia) y JA lavará los platos que vuelve a ser, como el cocinar, un ejercicio de equilibrio donde, con un pie bombea el agua salada (todo se lava con agua de mar y en gran parte también cocinamos con ella)), con el otro se mantiene y con las manos, a duras penas, frota los platos y los enjuaga.
Entre oteadas y comprobando el rumbo y la intensidad del viento para ajustar las velas, pasaremos la tarde. JA se dedicará a la traducción y yo a estudiar. Luego vendrá la hora de la cena a las 18.00pm, encendida del motor durante 5 minutos para mover el aceite de la cola y Joan Antoni se irá a descansar un rato para luego así, a las 20h, empezar su primera guardia que acabará a las 22h, hora que le relevo hasta las 24h. Aquí cambiaremos otra vez el turno y a las 3 de la madrugada, JA me despertará para hacer mi última y horrible guardia que durará hasta las 6 de la mañana. Y así un día más, dormiré hasta las 8:30am y vuelta a empezar.

01.02.09

1 febrero 2009 en 4:22 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , ,

Mañana dejaremos las Islas Maldivas para dirigirnos a la costa de Omán, donde empieza el conocido como “Boulevard de los Piratas”. A modo de despedida de este paraíso inesperado, cenamos calamares en la bañera (pescados desde la propia cubierta del Talula). Mientras comemos dos enormes Mantas Rayas van dando vueltas alrededor del barco, como preguntándonos: ¿ya sabéis donde vais a meteros?; como respuesta sólo obtienen los ladridos de Suri.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.