24.02.09. ADEN-ALINA

25 febrero 2009 en 14:43 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , ,

Primer dia sencer a Aden; hem fet les coses més urgents al Talula (canvi oli i filtres després de tant de motor), Internet (un desastre, una hora per enviar un missatge), hem anat a sopar a un restaurant a prop del mercat (res de forquilles per menjar el suposat tauró enfarinat) i per acabar, una cervesa al mateix club que ahir ens va donar la murga durant quasi tota la nit. És un lloc singular: les dones que a l’exterior son ombres negres, aquí van amb escots i shorts; es fumen narguiles, hi ha tota mena de licors i un músic molt dolent que canta cançons irreconeixibles fins que no arriba la hora disco-islam. Parlem amb un senyor força mamat que no ens vol dir la nacionalitat (diu que és de l’Orient mitjà), que odia als Shiites i que li assegura a la Laura que és molt afortunada i que, ell i jo, a la nostre edat, tenim que cercar la veritat. Un galimaties d’home.
Malgrat els diners gastats, el club no perdona i, quan ja estem dormint, torna a regalar-nos amb el seu pop musulmà a tota llet.
Com no podem passar una altre nit així, aquest matí hem canviat el fondeig per allunyar-nos del club dels 1001 decibels. A mitja operació se’ns creua un dhow que fa maniobres com un posseït: tot gas endavant, tot gas endarrera; ens va de poc que no ens envesteix per davant i, en la conseqüent maniobra per esquivar-lo, ens va de encara menys de no encastar-nos contra el moll. Una bona dosi d’adrenalina de bon matí; afortunadament ni els dits de la Laura ni el Talula han sofert cap mal.

Anuncios

18.02.09. EL MARE ROSSO.

18 febrero 2009 en 9:40 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , ,

Hoy antes de partir, nos hemos despedido de Tromba, un italiano que ha pasado casi 4 años en el Mar Rojo. Lo conocimos hace dos días y estuvimos cenando con él y con los hermanos italianos para que Tromba, nos diera información del Mar Rojo. Empezamos a las 8 de la tarde y sin darnos cuenta, se nos hicieron las 4 de la madrugada. Velada entrañable, riéndonos y compartiendo la misma complicidad cultural que tenemos todos los latinos y recopilando información  para saber donde ir para conseguir fruta y verdura, que fondeos son los más bonitos y mejor protegidos, qué tal la burocracia por estos países y así un largo etcétera que ha hecho que esté emocionada y con ganas de ver todo lo que nos explicó un hombre, que además, se enamoró de este mar: el Mare Rosso!!

07.02.09. 10:45am

7 febrero 2009 en 10:45 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Después de una noche donde se ha dormido poco debido a los golpes que daban la génova y la mayor por falta de viento, he desistido en mi tercer intento de dormir un poco y a las 8:30am, me he dispuesto a preparar el desayuno a base de naranjas, tostadas con queso fundido, huevos y café. Mientras, JA ha estado oyendo una rueda a través de la radio a la que nos hemos presentado para comunicarnos con el resto de los barcos que hacen el mismo recorrido (Maldivas-Omán) y de esta forma, continuar con ellos de cara al Mar Rojo.

Hace pocos minutos estaba sumergida con el capitán Nemo contemplando magníficos escenarios bajo el mar.

Cuando acabe esta redacción, no sin antes haberme levantado al menos una vez para otear el horizonte a la búsqueda de mercantes, seguire con Julio Verne y a las 11.30am, empezaré la difícil labor de ponerse ante los fogones, aunque la verdad sea dicha, llevamos unos días de navegación tan idónea como insólita, que cocinar, no supone una tortura.
Hoy prepararé un arroz con pesto y jamoncillo de lata que compré en Papúa-Nueva Guinea. Luego tomaremos nuestro último capuccino Indocafé (comprado en Indonesia) y JA lavará los platos que vuelve a ser, como el cocinar, un ejercicio de equilibrio donde, con un pie bombea el agua salada (todo se lava con agua de mar y en gran parte también cocinamos con ella)), con el otro se mantiene y con las manos, a duras penas, frota los platos y los enjuaga.
Entre oteadas y comprobando el rumbo y la intensidad del viento para ajustar las velas, pasaremos la tarde. JA se dedicará a la traducción y yo a estudiar. Luego vendrá la hora de la cena a las 18.00pm, encendida del motor durante 5 minutos para mover el aceite de la cola y Joan Antoni se irá a descansar un rato para luego así, a las 20h, empezar su primera guardia que acabará a las 22h, hora que le relevo hasta las 24h. Aquí cambiaremos otra vez el turno y a las 3 de la madrugada, JA me despertará para hacer mi última y horrible guardia que durará hasta las 6 de la mañana. Y así un día más, dormiré hasta las 8:30am y vuelta a empezar.

22.12.2004 La Palma

22 diciembre 2004 en 18:35 | Publicado en Empezamos | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Continuamos en Canarias y esta vez en “la isla bonita” como dicen aquí los nativos de La Palma, isla que realmente recomiendo que visitéis por su gran belleza y diversidad climática. Pero bueno, antes de hablaros de La Palma, me iré a Gran Canaria que es de donde escribí la última crónica. Pues bién, después de dos semanas de estancia en Las Palmas y reparando 80.000 cosas del Talula, partimos una madrugada a eso de las 4 am rumbo a Tenerife. La verdad es que las salidas nocturnas siempre son un tanto estremecedoras y aún más cuando se une una mar de fondo de considerable altura y un primer trayecto de ceñida con un vientecillo más o menos fuerte. Pero bueno, una vez empieza a amanecer, las cosas se ven  de otra manera. Y es cuando decides ir al baño. Y sin venir a cuento, te inicias en el fantástico mundo del vómito. Pues lo dicho, yo tan valiente y a falta de orinal en la bañera (hasta la fecha llevábamos una garrafa de agua que en la última travesía se la llevó una ola), me fui al lavabo. Con un viento de través de
puntas de 30 nudos y unas olas de 3 a 4 metros, se me giró la cabeza allá dentro y empezó mi agonía y mi estreno……vaya horror Dios. Pero eso no fue lo peor
ya que mientras agonizaba en un lateral del salón, la col asesina se me tiraba encima desde la red de las verduras y me caía justo encima de la barriga. Pero
bueno, finalmente y tal como íbamos llegando a Tenerife, la mar se iba calmando cosa que me hizo coger fuerza para salir disparada hacia la cubierta y observar el perfil de la isla que en un principio me pareció de lo más exótica y que me recordaron a las fotos de Jota de las islas del Pacífico.
Y qué decir de Tenerife, pues la verdad que a diferencia de Gran Canaria (la cual tampoco pude visitar a fondo pero lo que ví no me entusiasmó), es una isla amable y también con micro climas bastante diferenciados. La parte norte (personalmente la más bonita), tiene gran cantidad de acantilados.

 En el centro está el Teide con todo su parque más bién árido y de zonas

claramente volcánicas que cuando visitamos estaba llenito de nieve. Luego, antes de llegar a la parte alta, están los valles que son pinares de gran belleza y con rovellons que pudimos conseguir y deleitarnos luego con una picadita de ajo y perejil. Y el sur que es la zona más soleada y tal vez la menos representativa de la isla.
Aquí tuve la suerte de encontrarme con Pili, una ex compañera de piso que había venido a visitar a su familia. Con ella y con el resto de la familia, nos fuimos un domingo de excursión para conocer el sur y una parte del norte de la isla, día que por cierto, apenas vimos nada, pero entretenido, surrealista y accidentado lo fue totalmente. Total que cuando íbamos por el sur (zona donde nunca llueve), diluvió de tal manera, que por las carreteras iba el agua como si fueran torrentes y la espesura era tal, que no se veía absolutamente nada. Así que “los gigantes”, unos acantilados de 500 metros, no se pudieron ver de ninguna de las maneras. Y para finalizar y buscando una lugar para comer, pinchamos en medio del diluvio.
El pobre Jacinto (papá de Pili) empapado y un poco nervioso ya que la rueda de recambio estaba deshinchada, pudo llegar a una gasolinera y solucionar el problema mientras el resto nos quedamos en una parada de autobús empapados y muertos de frío. Pero bueno, al menos cuando conseguimos llegar a la parte
norte de la isla, el sol empezó a salir mientras nos dirigíamos a Garachico, un pueblecito encantador con unas piscinas naturales en las que Joseph, Pili y la
mama, se dieron un buen baño y retozaron felizmente como niños, acabando el día, delante de una rueda de churros y un chocolatito bién caliente.
Y lo dicho, ahora estamos en La Palma, una isla que en su parte sur es volcánica con lenguas de lava solidificada de la última erupción que hubo en el
1971, en el norte zona de acantilados, de carreteras estrechísimas y abundante vegetación y en el centro está la Caldera de Taburiente, que por desgracia no
hemos podido ver ninguno de los días ya que está totalmente tapado por la niebla y en la que hoy mismo (en el último intento), estaba incluso absolutamente
todo congelado.

Y aquí, y paseando por Santa Cruz de la Palma, Joan Antoni se encontró por casualidad con un conocido con el que nos fuimos a tomar unas cervezas y a cenar. Imaginaros, padre, madre y 4 niños de 7/8 años a 13 que se van hacia Ciudad del Cabo desde aquí Las Palmas. La travesía durará de 25 a 40 días acercándose primero bastante a Brasil para luego hacer un bordo hacia Ciudad del Cabo, vaya como quién dice, harán casi dos veces el Atlántico. Y bueno, ya os podéis imaginar la cena, anécdotas por aquí, anécdotas por allá, que si se me cayó un niño al agua, que si mi primer hijo nació en Lanzarote, el segundo en Tenerife, el tercero en Perú, el cuarto no me acuerdo y el quinto en Barcelona…..que si en Brasil varamos en una playa y nos ayudó luego todo el pueblo….y así hasta las mil. Noche divertida y entrañable. Tal vez sea lo mejor de este viaje, conocer gente y cada una de ellas con su historia y su proyecto de vida.
Bueno, creo que por hoy ya tengo suficiente y vosotros también, aunque me queda deciros la llegada a esta isla. En un principio entramos en el puerto de Santa
Cruz de La Palma. Aquí no hay marinas, así que intentando cogernos a una boya y sin demasiadas posibilidades de éxito ya que no había sitio, enganchamos la hélice con un cabo. Ya os podéis imaginar la situación, jota en el agua cortando el
cabo y yo peleándome con el Talula ya que teníamos al lado a un catamarán que se nos pegaba y la cosa se ponía un poco fea. Cuando jota logró cortar el cabo e
intentando recuperar fuerzas y aire, echamos el ancla para descansar y pensar que íbamos a hacer, total que cuando la levantamos, se nos engancha a otro muerto. Al menos éste con el bichero lo pudimos apartar, pero yo ya estaba harta de este lugar así que nos fuimos a un puerto pesquero al otro lado de la isla. Nos fuimos ya con el miedo en el cuerpo, sabiendo que en el otro lugar sería parecido a este y con la preocupación de que faltaban 30 millas, eran las dos de la tarde y
queríamos llegar de día. Pues bién, el objetivo se alcanzó ya que Talula volaba por encima de las olas haciendo puntas de 10 nudos y  al final, sin poder comunicar con nadie del puerto, pudimos atarnos a unas boyas, inflar el dingui y bajar a tierra.
Pues bueno, lo dicho, os dejo esperando que paséis unas fantásticas navidades en compañía de vuestra familia y que bueno, lo de siempre, ser buenos,
felices y no me comáis mucho que luego…..un besazo y hasta pronto
Laura


PD: la siguiente crónica ya será desde Senegal así que desearme suerte ya que será una travesía de 7 a 10 días……ayyy, ya me coge dolor de barriga.

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.