16.07.2009 La ronyonada i la crisi

16 julio 2009 en 13:50 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , ,

Ahir el vent seguia, potser un pèl menys fort i més de nord, i el Beneteau continuava saltant impertèrrit al mig de la badia de Kos. Vam aprofitar per fer algunes feines que
no havíem pogut fer a Marmaris: pintat de la taula de la banyera, obra d’art del nostre amic Xavi Caubet, el Sant Josep de Vilanova; cosit d’un tram de la baluma de la gènova que, com que el vent no aconsellava desenrotllar-la i arriar-la, vaig haver de fer “in situ”, penjat com un xoriç de la driça d’espi, amb la cabellera al vent i castigant la ronyonada.
Per la tarda vam parlar amb un anglès que, fart dels preus abusius de les marines a Espanya (sic), es dirigeix a Turquia per hivernar allí el seu Grand Soleil. I pel que
diu, deu tenir raó: 25 E diaris és el que val un dia de marina a Kos en temporada alta, per un vaixell de 40 peus, en una marina bona, moderna, segura i que ofereix tots els
serveis. Segons l’anglès, l’estiu passat va haver de pagar uns 150 E per una nit a la Sabina, en una marina on, sempre segons ell, les dutxes estaven fetes un desastre. Formentera és una gran illa, però no crec que Kos tingui res a envejar-li. Potser la cobdícia ens ha fet perdre el nord?; potser la crisi de la que tant ens queixem ens l’hem cercat nosaltres mateixos?.

Anuncios

15.07.2009 Asclepios, trenecito y rusos

15 julio 2009 en 14:16 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , ,

Preguntamos en recepción dónde coger el autobús para ir al templo de Asclepión, dedicado al dios de la medicina, Asclepios, erigido tras la muerte de Hipócrates, 300 A.C. Llegamos a la parada y nos informan que el posible autobús o mini tren (hay dos opciones), se cogen en otro lugar. Marcha atrás y hacia el mar. Vemos el mini tren lleno de gente. Oh, oh, nosotros queremos la otra opción. Preguntamos. No hay autobús, así que, casi tapándonos la cara y con un sentido del ridículo bastante acentuado (eso lo tenemos en común Joan Antoni y yo), subimos al trenecito que nos paseará hasta llegar a las ruinas que están a las afueras de Kos. Entrada en mano y sin ni siquiera un folleto informativo ni cartelas en las piedras, entramos en el recinto según informados en el trenecito, cómo uno de los mejores conservados y espectaculares del mundo: MENTIRA. Paseamos, miramos, especulamos y a la vuelta, nos enganchamos a un grupo de italianos para saber algo más de dónde estábamos. Oímos y dándonos por satisfechos, volvemos a la marina en el trenecito y con una familia rusa en frente nuestro, cuyo hijo, un infante de 120Kg de peso, gafas de sol y ropas deportivas muy holgadas, me daba miedo.

Compro melocotones a un señor que tiene una paradita en su casa. Hablamos de su producto y me explica que el mismo lo cultiva. Le cuento que en mi casa también somos agricultores. Encontramos ese nexo en común y hablamos de la mosca que ataca a la fruta de verano y de las maneras que él tiene para combatirla. Así pues, intercambiamos información y con un adiós y hasta dentro de poco (pienso volver a comprar allí ya que su fruta es excepcional), llegamos a la marina rápido rápido ya que el viento nos empujaba con fuerza. Lo sorprendente de esta isla griega, tan cerca de Turquía, éstos últimos tan reacios a hablar el inglés, es que aquí, muchos de sus habitantes, hablan un inglés bastante correcto, incluido el agricultor que me atendió tan amablemente. Simple curiosidad.

13.07.2009 Danae, Tramontana y duty free

13 julio 2009 en 11:59 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , ,

Continuamos en Kos. Hoy ha llegado la Tramontana con fuerza y eso hace que me sienta bien aquí, durmiendo a pierna suelta mientras afuera, nuestro Lolo trabaja duro junto con las amarras. Ayer, Joan Antoni se fue a dar una vuelta con la bicicleta y aprovechó para hablar un rato con las personas que se dedican a “ayudarte” cuando entras en la marina. Básicamente les dijo, qué por favor, no pasaran tan rápido cerca del barco ya que se movía mucho y eso no hacía la estancia agradable. Uno lo entendió pero el más “echao palante”, no. Éste último le dijo que si no estaba a gusto que se cambiara de lugar y efectivamente, minutos más tarde, vino a ayudarnos para ir a otro pantalán más protegido del viento y más lejos de las maniobras de este personal. Llegó amable y yo intenté en esos breves minutos, colocármelo en el bolsillo para que no ocurriera lo mismo que el día anterior. El hombre me dijo que debía confiar en él y yo le dije que no había ningún problema por mi parte siempre y cuando él actuara como un profesional y conocedor de su trabajo, cosa que además, de eso, no me cabía ninguna duda. Eso lo llenó de orgullo y así, en un visto y no visto y con un viento que nos hizo retroceder como si estuviéramos en un tiovivo, nos enderezamos y nos dirigimos hacia el siguiente pantalán en donde entramos sin ningún problema. Más tarde fui a pasear a Suri y de paso, a saludar al Danae, una motora clásica de 30 metros y con las siglas RCNB. Son pocos los barcos españoles que vemos así que cuando aparece uno, siempre te hace ilusión. Lo que pasa, es que estos yates, no son precisamente “asequibles” ya que es un mundo muy diferente al tuyo pero bueno, lo cortés no quita lo valiente, así que con un buenas tardes, un señor me saludó muy amablemente y al decirle que era del Talula, se acordaba perfectamente de nosotros ya que el día anterior fuimos casi vecinos. Se agradece no ser invisible y aún más ahora, que llevamos bandera española nueva. Y por la noche, fuimos a pasear por el casco antiguo de la ciudad. Realmente es una ciudad encantadora con sus murallas, su antiguo puerto rodeado de piedras, sus casas blancas, su mezcla de religiones expresadas en formas arquitectónicas diferentes pero todo ello, aderezado con miles de turistas, tiendas duty freee y fast food. Una pena que vayas a donde vayas, la globalización no perdone y tengas que acabar tomándote una pizza a falta de lo genuino y propio de cada lugar. Pero es que la gente no se cansa de oler, ver y saborear siempre la misma comida?. Dónde queda la inquietud y la curiosidad hacia lo diferente? Dónde quedan las ganas de sorprenderse? Dónde queda la predisposición y la contemplación hacia este mundo tan lleno de todo? Dónde queda la capacidad humana de enriquecerse?. Miedo, falta de motivación, ignorancia, conformismo, arrogancia?. No lo entiendo.

11.07.2009 Mar, viento y piedras

11 julio 2009 en 2:33 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , ,

Rodeados de montañas cuyo únicos habitantes eran las rocas y las cabras, levantamos el ancla al amanecer envueltos en una atmósfera rosácea y de un viento suave que, una vez salimos de ese envoltorio casi “Warhol”, se convirtió en una pared de 28 nudos en nuestra cara. Para cortar distancias, cruzamos un pasaje de poca profundidad y muy estrecho. Aquí, el viento y contrariamente a lo que preveíamos, decidió disminuir un poco para que pudiéramos disfrutar de la vista sin tenernos que preocupar demasiado de las velas. Salimos de allí y con un buen viento y una ceñida descuartelada, continuamos haciendo un rumbo de WNW pero poco después, la alegría se acabó para volver dos horas más tarde, al mediodía, con mucha fuerza. Llegamos a Knidos. Un rompeolas sumergido hace que entremos con mucho cuidado y con la vista polarizada a la búsqueda de bajos y rocas. No hay problema. El fondeo es un salto a la historia. Anfiteatros y piedras por todas partes, nos cuentan que hace 2500 años y desde entonces, ese puerto no ha cesado de tener embarcaciones. Aquí hubo una ciudad floreciente y rica gracias al comercio. Ellas, las piedras, te lo dicen y tú lo único que debes de hacer, es imaginar y sentir. Fondeamos dos veces. El ancla no enganchaba lo suficiente así que con los patos, me voy al agua. Veo a la gente tan feliz bañándose que no me lo pienso dos veces y casi me muero. Estaba congelada pero claro, ellos vienen del invierno europeo y yo de los trópicos. Miro el ancla y cómo una rana, salto rápidamente hacia afuera y luego, cómo un lagarto, absorbo todo el sol que mi cuerpo pide. Qué rico. Mañana rumbo a Kos, la tierra que vió nacer a Hipócrates.

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.