30.04.2009 Azul, textura y un susurro

30 abril 2009 en 12:45 | Publicado en Diario de a bordo | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

…llevo tu luz y tu olor por donde quiera que vaya…clickad aquí, y con un poco de paciencia si funciona el reproductor de audio como debería, podréis compartir con nosotros la canción que tanto esperábamos escuchar.

IMG_1743IMG_1744IMG_1746

Ayer fue un día raro pero a su vez, grande. Años y años pensando en este momento y al final, apenas me enteré que ya estaba en el Mediterráneo.

Cuando me levanté por la mañana, tenía un gusto amargo. Recordaba todo lo que había supuesto en mi mente este día, sobre todo, las veces que había pensado en colgar la toalla y volver a España. Pero en esos momentos de crisis, una y otra vez, me venía la canción de Serrat a la memoria y me daba fuerzas para continuar hacia adelante y finalizar este proyecto que probablemente será el más importante de mi vida.

Parece mentira cómo algo tan anecdótico pueda tener tanta fuerza y significado: oir una canción en un momento determinado y sobre todo, lo que he tenido que sacrificar para alcanzar este pensamiento.
Casi 5 años apostando por este momento y ayer por la mañana, después de desayunar y mientras tomaba un café en la bañera, enseguida reconocí el color y la textura de esas olas pequeñas jugueteando encima de otras más grandes y profundas. Y aquí, mientras contemplaba el mar, los altavoces empezaron a susurrar “Mediterráneo” de Serrat. Lloramos, reímos y nos abrazamos. De repente, todos los sentimientos afloraron y tanto Joan Antoni cómo yo, pudimos vivir intensamente este gran momento.
Se cumplió nuestro sueño.

El resto del día fue esperar el viento del SW anunciado por los partes y oir una y otra vez, una voz estridente y perseverante de la “Israelian Navy”, llamando a todos los barcos que pasaban por sus aguas y los que no pasaban también, preguntándoles todo lo que se puede preguntar y más. En medio, y a ratos, oías comentarios del tipo “Fuck you” hacia los israelitas o alguien provocando interferencias.
En fin, cumpliendo órdenes de navegación, decidimos dejar el canal 16 abierto pero vaya, para lo que había que oir, mejor hubiera estado apagado.
Miserias de este mundo loco.

Anuncios

29.04.2009 2a part: Mediterrània

29 abril 2009 en 14:43 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , ,

Però la perfídia egípcia ens perseguirà fins el final; en Sawim ens havia indicat un lloc on ancorar al mig de tot aquell caos; quan hi arribem, immediatament es presenta una llanxa de pilots que, a crits, ens fa fora. No ens queda més remei que enfilar el canal de sortida, dir “ma al salaama” a Egipte i endinsar-nos a la Mediterrània avui mateix.

És trist fer una entrada tant deslluïda, però no hi ha més remei. Ens sentim com si ens haguessin robat aquest moment en el que hem somiat durant cinc anys, el moment en el que tornaríem al nostre mar. Durant dues hores ens arrosseguem pel canal d’aproximació a Port Said, esquivant a les fosques mercants, boies i pilots, fins que arribem a mar oberta on, finalment, podem parar motor, aixecar veles i navegar amb una brisa gentil i una mar força plana: malgrat l’hora la Mediterrània ens dóna la benvinguda. No obstant això, haurem de deixar la cançó d’en Serrat per demà.

29.04.2009 1a part: Èxode

29 abril 2009 en 14:41 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , ,

frio!

Per fi he entès perquè en Moisès i els jueus tenien tantes ganes de sortir d’Egipte!. Amb un retard de 30 hores i després de que ens haguéssim barallat amb el gestor de la marina, van arribar els pilots pels quatre velers que feia dos dies que esperàvem. Ja és migdia i serà impossible arribar a Port Said abans que es faci de nit; això complicarà les coses; però cal aprofitar l’oportunitat i en 2 minuts hem salpat.

El pilot, que es diu Sawim, no perd el temps i, després de quedar-se una mica mosca perquè em nego a deixar-li portar la roda, es posa mans a la feina i, preparant el terreny, ens ensenya el seu “llibre de records”, en el qual figuren els seus bons oficis i els regals i propines que per ells ha rebut d’altres velers. Però l’home és un bon musulmà (com acredita la taca fosca que té al front) i aviat ens canta uns versos de l’Alcorà. A continuació es prepara per resar: se’n va a la proa, recull una galleda d’aigua per rentar-se, estén la seva jaqueta cara La Meca per agenollar-s’hi i….s’adona que en la operació de recollir la galleda d’aigua, el seu telèfon mòbil ha caigut al canal!. Primer cerca el telèfon desesperadament ; al no trobar-lo i comprendre que no el recuperarà, cau en una profunda depressió que farà que quasi no torni a badar boca en tot el trajecte i que, de tant en tant, es doni un venjatiu cop al cap, com si aquest fos el culpable de tot. En aquest estat demana per anar al lavabo. Al cap d’una estona d’haver tornat, la Laura s’adona que, a banda d’haver regat la tassa de pipí, s’ha deixat l’aixeta del rentamans en marxa i el desguàs tancat; resultat: la totalitat d’un dels dipòsits d’aigua ha anat a parar a les sentines; fantàstic!. La Laura s’enfada molt i li fa saber a n’en Sawim, qui respon augmentant la freqüència de cops al cap.

A l’Hora de dinar, ell no en vol i només accepta un te, no sabem si per la depressió o per que no vol tastar menjar infidel. El pilot manté la seva actitud silenciosa i distant que només trenca per invocar el nom d’Alà i resar un parell de cops, fins cap el final del trajecte on esdevé un pèl més loquaç i, en el seu anglès quasi inexistent, aprofita per dir-nos quan de diners li va costar el telèfon i a preguntar que li donarem com a “Baksheesh”.

A Port Said l’activitat s frenètica: arreu hi ha mercants esperant el seu torn per anar Canal avall, llanxes de pilots, transbordadors, grues, remolcadors,…; tothom es creua amb tothom i la profusió de llums a la nit fa molt difícil saber cap on has d’anar. Una llanxa de pilots, dos cops més gran que el Talula, s’acosta a tota velocitat a recollir a n’en Sawim. A aquest, per tal de mitigar la seva “depre”, li regalem un mòbil que ens sobrava; un somriure li il·lumina la cara i es posa molt content, el que no impedeix que, immediatament, ens demani, a més a més, diners!!. Mentrestant la llanxa s’acosta perillosament i els seus ocupants no paren de demanar-nos tabac a crits. Després d’uns quant intents en els que ens juguem una col·lisió, aconseguim transbordar a n’en Sawim sense que ni ell ni el Talula pateixin cap mal. La llanxa s’allunya ràpidament amb els seus ocupants cridant i deixant-nos a nosaltres al mig d’aquell caos, perduts. La nostre idea es cercar un fondeig on passar la nit i demà, a la llum del dia, salpar per tal de fer una sortida de Port Said no tan perillosa i una entrada a la Mediterrània com es mereix.

28.04.2009 Aún en Ismailia…

28 abril 2009 en 11:48 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , ,

. ..y me parece que para rato.

Como ya pueden imaginar, ayer no apareció el piloto y de momento, hoy tampoco. Los nervios están a flor de piel entre los 4 barcos que hay esperando. Nadie nos comenta nada, ni nuestros agentes que tiran pelotas fuera y aún menos, los de la marina ni Port Control. Pero eso si, a eso de las 9 de la noche, aparece Hammet con su libreta de recibos para cobrar religiosamente los 21$. Ayer no pagamos. No por ello, pensamos que vayamos a conseguir algo pero al menos, sentimos que no tienen ellos todo el poder aunque sabemos que la realidad es bien diferente. Lo más increible es que ayer por la noche intentaba hablar con el que cobra y redacta la lista de los barcos que quieren transitar al día siguiente y no comprendía porqué estábamos enojados y si lo entendía, le importaba bien poco. En fin, que aquí estamos con los ánimos de color negro y sin mucho que hacer. Vaya, metidos en una trampa y sin posibilidad de nada.

27.04.2009 Grecia-Turquía o Líbano?

27 abril 2009 en 13:10 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , ,

Estos son los destinos qué llevamos barajando desde hace días. Al final, será dónde nos lleve el viento ya que no podemos decidir cuando será la salida.
En la marina de Ismailia, el humor empieza a ser negro. Cada noche, todos los barcos que quieren transitar la parte final del canal, esperan pacientemente la llegada de Halam quien, por su parte, llega cuando mejor le conviene.
Después del pago de la marina (21$ al día por estar amarrados a un muro que se cae a trozos y por unos baños dónde debes de ducharte con botas ya que lo difícil sería no coger una infección en los pies), te dice que tal vez mañana tengas un piloto. A veces, esta información te la dan a las 12 de la noche, golpeando tú barco para que te despiertes.
Evidentemente, al día siguiente no hay piloto y tampoco hay agente para reclamar. Todo lo eficiente que fueron en Suez para tomar medidas, cobrar y salir al día siguiente, aquí en Ismailia, ha desaparecido. Eso si, con 400$ (esa fue nuestra tarifa) más en sus bolsillos.
Y por otra parte, el trato de la gente es increible.
Enumeraré brevemente varios casos de ayer:
-Joan fue a comprar diesel. En la salida, hay una barrera donde debes de enseñar tu pasaporte. Cuando se lo van a devolver, un hombre con turbante, empieza a jugar con él. Joan se enfada y le coge la punta del turbante y hace lo mismo. El hombre cambia el rostro y le devuelve el pasaporte.
-Joan vuelve a la fotocopiadora (conseguimos guía de Turquía). El chico le pregunta donde estoy yo y Joan le dice que en otro lugar. Comentario del adolescente: ya, ya , seguro que está con un hombre egipcio….
-Volvemos a la marina (yo estaba en internet). Un coche viene directamente hacia mi y el conductor, saca su brazo y pretende coger el mío. El resto de los ocupantes me gritan, supongo que impertinencias.
Templanza y paciencia. Virtudes que desconozco en mi persona pero que debo de hacer uso de ellas

26.04.2009 Delícies egipcies

27 abril 2009 en 0:38 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , ,

suez3 

Ahir va ser un dia de descans i ajustament. Les feines van ser anar al super i, desafiant el “copyright” (no es que tinguem cap altre opció), fer una fotocopia d’una guia nàutica de Grècia. La primera part fàcil; la segona no tant: cal preguntar i ningú entén ni el que dius ni el que vols, no obstant lo qual, consideren la seva obligació donar-te una resposta i tu acabes donant més voltes que un rellotge.

Per una dona estrangera, moure’s per Ismailia no és fàcil: la impertinència amb la qual, especialment els joves, miraven i es dirigien a la Laura, supera el descaro en que ho feien els “neorastes” de Jamaica i, al igual que allí, el fet que jo anés amb ella no els talla en absolut. La diferència amb Jamaica és que aquí, fins i tot les dones la miren amb reprovació i, a voltes, arriben a increpar-la. Sumant a tot això el caos, la bruticia i deixadesa i la corrupció còsmica que regnen al país, fan d’aquest lloc una delícia.

 

suez4 

25.04.2009 A mig camí de la Mediterrània

25 abril 2009 en 14:13 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Eren les tantes (o les tan poques) de la matinada i un muetzi amb veu de Plácido Domingo, en més trist i místic, ens despertava. Vaig recordar que em faltava afegir oli al motor i em vaig aixecar a corre-cuita per fer-ho abans no arribés el pilot de la Autoritat del Canal de Suez, que ens havia d’acompanyar en el primer tram canal amunt. Vam aconseguir fer aquesta i altres feines sense problemes ja que el pilot va arribar amb una hora de retard. Es deia Said; era gros i flàccid, i amb un etern somriure de criatura a la cara; quasi no cabia sota la capota del Talula, el que li va crear un cert desconfort  i nombroses ocasions per queixar-se. To i ser alt, la mida dels peus (o al menys de les sabates), no guardava proporció i eren vertaderes tombes de filisteus. El primer que va fer va ser demanar tabac pel seu amic, al que vam respondre informant-lo de la nostra condició d’exfumadors.
La travessa, obligatòriament a motor, va ser monòtona i freda. Les ribes del canal son una successió de paratges desèrtics on la única presència clara i perseverant és la militar: campaments, fortificacions, torres de vigilància, estructures metàl·liques per ser convertides en ponts al menor indici d’atac sionista, tanques de filferro, nius de metralladores, restes retorçades i rovellades de les guerres entre egipcis i israelians. Vaja un desplegament impressionant de infrastructura militar que contrasta amb la tecnologia  dels pocs pescadors que vam trobar feinejant pel canal: llancen i recullen les xarxes des de barques de fusta a rems!, com en els temps dels faraons; està clar on van  a parar els ingressos del canal i “l’ajuda” nord-americana.
En Said, un cop agafà confiança, va anar alternant les preguntes sobre quin seria el seu “regal”, amb informacions sobre les dificultats que passa la seva família, formant les dues coses una unitat estratègica. Nosaltres donàvem llargues i ensenyàvem el revés de les nostres butxaques per donar-li a entendre (el seu anglès era molt precari) l’estat econòmic en que ens havia deixat la tarifa del canal. En un moment donat li oferirem, en broma, a la Suri com a regal, oferta que aixecà repugnància i incredulitat en el seu cor musulmà (ja no recorden al seu déu Anubis).
Per dinar la Laura va fer uns magnífics espaguetis a la bolonyesa i el pobre Said se’n veié una per menjar-se’ls amb la forquilla que li vam posar a taula: havíem oblidat que ells mengen amb les mans, clara mostra d’etnocentrisme cultural.
Sobre les tres de la tarda i després d’un petit plugim (que no esmentaríem si no fóra  el primer cop que veiem caure aigua del cel en 4 mesos), arribàrem a Ismailia. En Said resultà d’utilitat nul·la en tot el que feia als temes d’amarrada i és convertí en un destorb, ja que només insistia en que el deixéssim a terra. Finalment vam amarrar, ell ens dóna la ma i, amb les preses, es descuidà de tornar a insistir en el seu regal, però nosaltres ja li havíem preparat. Es calçà les tombes i, amb molt poca traç, baixà a terra. Ja érem a mig camí de la Mediterrània.

Ara a descansar i a preparar el tram final fins el Mar Nostre.

24.04.2009 Baksheesh

24 abril 2009 en 13:28 | Publicado en Diario de a bordo | 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , ,

5 de la mañana. Llevo horas dando vueltas en la cama. Entre las luces de la ciudad y todos los “noctámbulos” que hay en el pantalán, no consigo conciliar el sueño. Decido levantarme y enfrentarme a la nueva dura realidad: el frío.
Después de las compras y volver a la marina en un autobús vacío donde el conductor pretendía “amores explícitos” con una amiga y conmigo a la vez, sin comentarios, llego al Talula y ya está el medidor. No empezamos bien. No nos ponemos de acuerdo con las medidas.
Más tarde, viene el agente con las tarifas y la cantidad que nos quiere cobrar es sencillamente ridícula para el tamaño del barco. Le decimos que no estamos de acuerdo y que vuelva a hablar con las autoridades del canal. Con un “don’t worry captain”, el agente nos asegura que nos dará un buen precio.
Hora del combustible. A través de los agentes, los veleros compran diesel a un precio más razonable que el que ofrece el Estado. Por tanto, toda la operación es ilegal y se debe de hacer en el momento en que los señores de inmigración o aduanas que rondan constantemente la marina, no estén. Llega el momento y vemos una avalancha de hombres corriendo arriba y abajo con depósitos de 25l vacíos. Desaparecen en una lancha. Al cabo de una hora, vuelven cargados y todo se realiza de la misma manera: corriendo. Y no sólo ellos, sino también nosotros para meter los depósitos dentro del barco. Para finalizar la operación “diesel”, tiraron un cubo de agua con detergente en el lugar donde colocaron todos los depósitos, para borrar de esta manera, cualquier rastro de líquido.
Por la noche nos avisan de que finalmente podremos cruzar una parte del canal al día siguiente; no transitará ningún barco de guerra (cuando es así, el canal queda cerrado sólo para los militares) que lo suelen hacer bastante a menudo.
Vuelve el agente. El precio se ha reducido pero a pesar de ello, sigue siendo excesivo. Negociamos. No hay nada que hacer, así que como no queremos discutir, pagamos. Antes de irse el agente, nos dice que mañana, tenemos que darle una propina al piloto: su baksheesh
y ya de paso, un “present” para él.
No hay nada que hacer y ya veremos mañana que clase de “baksheesh” quiere el piloto.
Así pues, siguiente parada, Ismailia.

23.04.2009 Canal de Suez

23 abril 2009 en 21:25 | Publicado en Diario de a bordo | Deja un comentario

Pues si, ayer fue el gran día.

Salimos una vez más al amanecer. La mar estaba tranquila y muy plana. Soplaba viento del Sur y, aunque apenas se notaba, hacía que lleváramos un buen ritmo de navegación a motor. Pocas horas más tarde, a eso de las diez, entrábamos en la primera boya del canal: foto para la posterioridad. Luego llamamos a nuestro agente (aquí se tramita todo a través de estos pájaros) para que nos ayudara con la maniobra de las boyas y amarras. Con una buena corriente a favor que nos hizo entrar en la marina (requisito obligatorio para tramitar los papeles del cruce del canal) a más de 8 nudos de velocidad, nos atamos no lo más rápidamente que hubiéramos querido y tras presenciar una pelea entre agentes (algo bastante usual entre los hombres de esta cultura), por captar nuevos clientes, salté finalmente a tierra. Por la tarde, nuestros amigos canadienses del Toboggan, nos invitaron a unas copas y brindamos por el final de un ciclo y el principio de otro.

Hasta siempre Mare Rosso!. Gracias por todo lo bueno, que ha sido mucho y también por lo que hemos padecido, que no ha sido poco. Y gracias por poder decir: SI!!, lo hemos conseguido. Al fin y al cabo, es la mar la que tiene la última palabra; la que te permite reir, llorar, sentir, sufrir, empezar y llegar. Es ella la que manda y nosotros sólo somos un pequeño cascarón que flotamos encima de ella. Nos cuida algunas veces y nos zarandea otras y es por eso, por lo que le doy gracias, por permitirnos llegar hasta donde hemos llegado.

22.04.2009 Lo conseguiremos?

22 abril 2009 en 12:57 | Publicado en Diario de a bordo | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Acabamos de levantar el ancla y Talula ya está subiendo y bajando estas endemoniadas olas.
Afuera, Suri llora y llora. Desde la noche de los 40 nudos, al pobre animal se le ha quedado el miedo en el cuerpo y cada vez que encendemos motor, empieza a temblar como una florecilla. Mientras, Joan Antoni configura una y otra vez las velas sin conseguir ningún resultado a cambio, y yo, miro al horizonte y pienso: tal vez Moisés nos esté castigando por nombrar su nombre y el de otros aún más celestiales en vano?.
6 horas más tarde vuelvo para deciros que tal cómo acabé de escribir las palabras anteriores, salí a la bañera y decidimos ir a vela aunque fuera hacia atrás. Y cómo si los de allí arriba no quisieran que dejáramos el Mar Rojo con mal sabor de boca, hemos navegado todo el día cruzándolo de ribera a ribera y en cada bordo, ganando Norte. Bonito, bonito.
17:30 y para rematarlo, hoy hemos fondeado a vela. Perfecto!.
Aunque ha faltado un atún en el calamarcito :-(
Esta noche pues cenaremos pasta, otro clásico entre los navegantes.
Ya sólo a 25 millas de Suez y a 103 de Port Said…

“quizá porque mi niñez sigue jugando en tu playa
y escondido tras las cañas duerme mi primer amor…”

Página siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.