24.04.2007 Tierra a la vista

24 abril 2007 en 18:41 | Publicado en Empezamos | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , ,

23 de abril del 2007 a las 9am hora local (20pm hora en vuestras casas), he visto a lo lejos, la isla de Fatu Hiva (Marquesas-Polinesia francesa). Y para celebrarlo, después de 28 días de navegación, hoy toca fabada asturiana pero eh!!, fabada Litoral; pura calidad. Que aquí en el Talula nos cuidamos.
En fin, como veis, el apartado gastronómico siempre apretando el estómago. Y curiosamente, son de los pensamientos que más reiteradamente hemos tenido a bordo del Talula sobre todo, mientras degustábamos la comida o cena, torturándonos con: pues yo ahora me tomaría un flan o una crema catalana (ha dicho Joan Antoni casi cada día) y yo respondía: pues yo me tomaría un pan
Can López con aceite e Idiazábal.
Pero bien, dentro de la “tranquilidad” de esta travesía (la más lenta en 16000 millas ya navegadas), los días han ido pasando con mucho acopio de paciencia y otras, disfrutando del poquito viento que nos iba regalando Eolo en contadísimas ocasiones.
Han sido días de todo: miedo, desesperación, rabia, enfado…pero también de risas, cotidianidad a bordo, de platos ricos para alegrar el día, de buenas conversaciones, de fabricación de muchos proyectos a años vistas y de ilusiones claro que sí.
Travesía que desde hacía meses me había quitado el sueño y que una vez aprendidas, siento en mi un pequeño triunfo más ante la vida y aunque las fuerzas físicas en estos momentos están bajas (tengo medio cuerpo atrofiado y cualquier movimiento cuesta horrores), dentro de mí, hay mucha energía y fuerzas para seguir hacia adelante en este día a día que nos ofrece la vida.
Saludos a doña primavera por vuestras latitudes desde 10º33S y 138º22W,
Laura

Anuncios

14.04.2007 Cruzando el Pacífico

14 abril 2007 en 18:35 | Publicado en Empezamos | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , , ,

Ya vamos a por el día 19. Muchos días en donde la cotidianidad en alta mar se empieza a notar. Acabo mi última guardia de 3 a 6am. Me levanto a las 8. Desayuno a base de tostadas, pomelo y café con leche. Jota ya está en la rueda de los navegantes a través de la radio. Ayer hubo un caso médico: dolor persistente en el lado izquierdo del abdomen. La enfermera de “alta cualificación”, así la definió el controller de la rueda, dijo que había suerte ya que el dolor no era en el lado derecho. Luego yo me puse a pensar en ello; en lo que sucedería si a 1500 millas del punto más cercano a tierra, me cogiera apendicitis: chungo. Los únicos que podrían ayudar son los otros barcos y no sé si alguno llegaría a tiempo. Material médico tenemos pero dudo que la operación pudiera ser un éxito y si por el caso más remoto lo fuera, después habría que enfrentarse a una posible infección.
Total, que por la noche (el mejor momento para que aparezcan los fantasmas), ya me dolía el lado derecho del abdomen. Ataque hipocondríaco total. Muchas horas para poder dejar en marcha tú imaginación y sobre todo, tús miedos.
Paro la locura momentánea. Me he ideado una manera: aparece en mi mente las secuencias a modo de escenario. Llego yo y con las manos, empujo el escenario negativo y dejo paso a imágenes fantasiosas que al menos tranquilizan el alma. Cuando noto que el corazón palpita con normalidad y la sudoración en las manos ha desaparecido, vuelvo a la realidad. Me concentro. Oigo el mar pasando por debajo del Talula.
Y así pasan los días, esperando que los alisios del sur se establezcan para hacer buenas singladuras y mientras tanto, leemos, escribimos, miramos guías del Pacífico para establecer un calendario y como no, cocinamos. Vital para la mente y el cuerpo aunque lo fresco ya empieza a desaparecer visiblemente.
Las redes están casi vacías y en la nevera casi puedes hacer eco. Empezamos a improvisar en el insustancioso mundo de las conservas. En estas horas de letanía, las comidas son también recuerdos memorables: la fabada de Montse, el conejo a la cazuela de mi madre o la paella Set Portes a la que me invitó Carlitos antes de abandonar BCN por segunda vez, vienen una y otra vez a la memoria de mi paladar como diría Vázquez Montalbán.
Y por lo demás, horas al timón y Suri, desesperada cada mañana para hacer su ronda por la cubierta y engullirse a todos los peces voladores que han quedado atrapados en el Talula. Y por las noches, guardias de 2 y 3 horas, controlando las velas y los cambios constantes del viento y buscando focos de luz en el horizonte ya que hemos avistado pesqueros de gran tonelaje que emiten una luz tan fuerte que a muchas millas de distancia se pueden ver. En plena noche y en medio del océano, la piel se estremece ante la visión de esos temibles depredadores que pescan impunemente con redes kilométricas y de las cuales, no me gustaría vernos atrapados.
Besos desde 8º 37 minutos Sur y 119º con 17 minutos Oeste,
Laura

06.04.2007 10 días en el Pacífico

6 abril 2007 en 18:29 | Publicado en Empezamos | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , ,

Hola a todos,
ya son 10 días y todavía faltan (si nada más se tuerce), unos 20.
Salimos de Isabela y pasamos la noche flotando a la deriva; no había viento.
Al segundo día igual. Al tercero, más de lo mismo pero con la diferencia de que tampoco teníamos motor al descubrir una fuga en la bomba de agua salada.
Buscamos el kit de recambio que compramos en España. Bien, encontramos el problema: un retén destrozado. Buscamos el recambio: vaya por Dios, no coincide y entonces nos cagamos en el mecánico que nos vendió el kit.
Lanzamos un “e-mail de emergencia” a nuestro equipo técnico de tierra (Oriol y Xavi) y nos dan muchas ideas además de ánimos. El viento sigue sin aparecer y nos empezamos a agobiar e incluso, empezamos a racionar el agua por si las moscas. Nos ponemos en contacto con la rueda de los barcos que hacen el mismo rumbo que nosotros y también nos dan ideas. Realizamos el arreglo de fortuna y listo!! hay motor pero entonces se apaga ya que hay como una pasta blanca en el gasoil que obstruye los inyectores…entonces nos cagamos en el “pájaro kuna” que nos vendió en Porvenir el gasoil con agua. Purgamos, cambiamos filtros y otra vez Constantino en marcha. Y ya con los ánimos más calmados, seguimos a la espera de que Eolo se ponga a trabajar.
Octavo día, a las 3 de la madrugada, empezamos a oír a Lolo (nuestro generador eólico) funcionar. Salgo corriendo a la rueda; abro la génova y me pongo a rumbo… uuuauuhhhh! que emoción sentir la vibración de Talula en mis manos a través de la rueda; aumentamos poco a poco de velocidad y en unas horas hacemos ya una punta de 8 nudos.
Y así ya llevamos 3 días, navegando con un mar un tanto desordenado pero moviéndonos.


Besos a todos y os dejo para otro momento,
Laura
PD: que nadie se alarme (vale mama), que Talula está más divina que nunca y zampándose millas como la que más.
PD2: Xavi/Oriol, mil gracias por todos vuestros consejos y por estar ahí dando ánimos y sobre todo, por hacernos reír Xavi, cuando a nuestras caras, ya les empezaba a salir surcos a los lados y hacia abajo.

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.