20.01.2007 Al otro lado

20 enero 2007 en 12:45 | Publicado en Empezamos | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , ,

6 de la tarde del 17 de enero. Nervios a bordo del Talula. Llega el piloto para empezar el tránsito. Se hace de noche. Hace mucho viento. Antes de entrar a la primera esclusa, nos abarloamos los tres barcos que vamos a cruzar. Soplan 35 nudos. Estamos a punto de entrar.

 El mercante que hay delante nuestro se lo lleva el viento. Momentos de tensión.

 Entramos los tres bien juntitos. Se cierran las compuertas. Respiramos todos profundamente. Todo es muy rápido. Oímos un estallido. El proceso está apunto de parar. Nuestra gatera de estribor qe aguanta la amarra se ha partido por la mitad y de paso ha partido en dos el aro salvavidas. Decimos que está todo controlado y continuamos subiendo. Han sido los 30 metros más rápidos de mi vida y ya estamos en el lago Gatún. Pasamos la noche amarrados en una boya. Sonido de monos aulladores. No vemos cocodrilos. Comemos un pollo al curry y a dormir. Son las 12 de la noche.


El nuevo piloto llega a las 6 de la mañana. Nos acabamos de levantar. Rubén (el más valiente se da un baño en el lago). El resto de la tripulación están todavía durmiendo. No ha dado tiempo ni de fabricar legañas.
Empezamos a toda marcha. Navegamos por el lago Gatún. Puro manglar y selva.
Espectacular. Pasan mercantes a nuestro lado. Todos muy respetuosos (lástima que en mar abierto cambien tanto las cosas). Cruzamos el puente del Centenario. Estamos llegando a las esclusas de Pedro Miguel. 15 minutos para tomar una ensalada con dátiles y palitos de cangrejo y sandwiches de atún, pimientos rojos y aceitunas verdes. Todos encantados con la comida menos el piloto. Era de esperar. Descendemos. Todo vuelve a ser muy rápido. No paro de incordiar al piloto preguntándole donde está la webcam.
Llegamos a la esclusa de Miraflores y ahí está la cámara.

 Llamo a mi madre: no me ve. No paro de agitar las manos. Me subo en el balcón de proa. Me subo en el balcón de mástil. Empezamos a bajar. Casi me caigo. Sigo agitándome.
Los turistas que están en las terrazas observando el canal me saludan. Al final dejo de agitarme y me voy a buscar la botella de cava. Ya está: el Pacífico. Cruzamos el puente de las Américas.

Brindamos. Estamos al otro lado. 


Laura & Joan Antoni y Suri que no paró de ladrar y morder a todos y a todo lo que pudo.

Anuncios

16.01.2007 Talula en capilla

16 enero 2007 en 12:35 | Publicado en Empezamos | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , ,

Hola companys,
pues eso, que ja som en el compte enrera per creuar el canal de Panamà i estem vetllant les armes: si no hi ha res de nou, començarem el trànsit el dimecres dia 17 a les 16:30 de la tarda, hora local, pasarem el conjunt de 3 escluses que ens aixequeran 30m per damunt del nivell del mar i farem nit fondejats al principi del llac Gatun, envoltats de cocrodrils; l’endemà, a les 7:30, ens tornara a abordar el pilot i ens dirigirem cap a les escluses de descens: unes 30 milles de navegació per l’interior de Centreamèrica; un cop alli, baixarem cap al Pacific, i ens dirigirem cap a Panama (ciutat).


El Talula ja esta preparat: deu neumàtics, convenientment envoltats de plàstic, reforçen l’equip habitual de defenses i hem llogat 4 amarres de 40 m per poder-nos estacar a les pareds de les escluses o a on sigui.
Aprofitant la zona lliure d’impostos de Colón, també hem omplert el Talula de tota mena de provisions i vegudes (com a mostre us dire: 4 capses de vi, xilé, es clar, una de ron i 10 de cerveses: no es que ens haguem tornat alcohòlics, simplement que, per la salut de la nostra butxaca, conve comprar el menys possible durant els propers 12 o 14 mesos). Entre ampolles, llaunes, sobres de sopes i paquets de pasta, no queda un forat lliure al barco.
Els tràmits per fer el trànsit no han estat fàcils: ens va tocar un “mesurador” que,

després de pasar sense ni mirar tota una seria de coses indispensables per poder pasar pel canal, es va agafar com un mono a un cacahuet al fet que no podíem fer 8 nusos de velocitat de creuer, pel que, ja d’entrada, ens volia encasquetar una multa de 440$; el tema es totalment absurd quan penses que, de cada 10 velers, en prou feines un pot fer aquesta velocitat i no per això multen a ningú. En fi, no ens va quedar mes remei que posar el tema en mans d’un agent qui, despres de voltar i fer trocades, sembla ser que ho ha resolt, això si, previ pagament de la seva tarifa, que ve a ser la meitat de la multa. En fi…


Doncs res, el nostra proces d’acolloniment va in crescendo, ens passem les nits enfeinats en trànsits onirics del canal, i nomes hi possarà fre l’arribada sans i estalvis a l’altre costat. Un cop allí haurem de començar a preocupar-nos d’altres coses, com ara les marees de 6m…
De tot això, pero, ja en parlarem quan sigui el moment; fins llavors una abraçada

Joan Antoni

PD: per aquells que us moriu de catarro i el 18 per la nit no sapigueu que fer, si voleu i  teniu un internet a ma, amb molta paciencia i agudeça visual en algun moment del capvespre, previsiblement entre les 21:00 i 24:o00 (hora espanyola), ens veureu passar per la webCam de les escluses de Miraflores (l’adreça crec que es http://www.pancanal.com , link Views Miraflores).
Nosaltres serem el barco de cul de mandril.

02.01.2007 A un día

2 enero 2007 en 12:24 | Publicado en Empezamos | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 Se fue Carlitos y tras días de reflexión se tomó la decisión: cruzamos el canal. Pero desde entonces, han pasado tres meses y las experiencias empiezan a tomar esa tonalidad en donde lo bueno y lo malo se matiza para dejar paso a nuevas vivencias e incertidumbres.
Como he dicho antes, se fue Carlitos y nos quedamos un mes en Portobelo. Aquí la rutina se adueñó de nosotros mientras esperábamos material para el barco. Iban pasando los días y lo que tenía que tardar una semana en llegar pasó un mes y seguíamos igual pero, a mediados de octubre, la rutina se rompió con la presencia de Xavi y de Tene.


Una vez todos instalados en el Talula, nos fuimos rápidos para San Blas para aprovechar al máximo esos 12 días que habían rascado de sus múltiples obligaciones (entre ellas las de papa y mama de dos pequeñajos de 4 y 6 años), para estar con nosotros y disfrutar de unos días del sol caribeño en islas donde los kunas son la nota más exótica junto con sus molas.

 Y así fue durante este tiempo en los que la familia Caubet Pauwlowsky, disfrutaron de días soleados y de una luz excepcional de San Blas aunque con más viento del deseado y con una mochila de menos.

Esta vez le tocó a Xavi el caos de Air Madrid y a nosotros también ya que la génova nueva que venía con ellos, no llegó tampoco a su destino. Pero eso no hizo que dejáramos de disfrutar de unos fantásticos tigres de la pastelería Canal

 que vinieron a buen seguro junto con más especialidades de nuestra tierra que nos hizo recuperar esos sabores tan olvidados.
A la vuelta de San Blas y una vez en Ciudad de Panamá, nos despedimos de esta entrañable pareja que después de recuperar lo perdido, nos volvimos a Portobelo cargados de regalos y de muchísima energía de la buena y de un cargamento de generosidad.
Una vez vuelta a la normalidad, tomamos rumbo al norte del país para visitar Escudo de Veraguas y la laguna de Chiriquí. Tras llegar a Escudo, a la mañana siguiente, nos decidimos ir a Chiriquí ya que el fondeo estaba muy poco protegido. Contra viento y corriente y pasando penas y lágrimas, conseguimos
llegar al segundo objetivo ya entrada la noche y navegando entre rocas y bajos. De esa noche recuerdo el ruido de las olas chocando contra los arrecifes y de la piel de gallina que se me ponía a tan poco grato sonido. Pero a eso de las nueve, entramos finalmente en la bahía y al día siguiente nos fuimos al fondeo
recomendado en la guía.
Laguna azul fue durante 10 días nuestro pequeño refugio.

Esa misma noche empezó a soplar un viento fuerte que rugía y rugía y no paró hasta al cabo de 6 días, acompañado de una lluvia que inundó todo lo que encontraba a su paso. Y así pasamos este tiempo que desde el 1985 no había ocurrido nada igual y que para otras embarcaciones no tuvieron la misma suerte y tampoco para varias islas de Kuna Yala que quedaron totalmente inundadas. Pero una vez pasado el temporal, disfrutamos de días de calma en un enclave que sin tener nada destacable, nos encantó a Joan Antoni y a mí.
Y antes de volver a levantar el ancla, aproveché una pequeña cascada para hacer la colada supervisada por una india que me recriminaba lo mal que golpeaba la ropa sobre la piedra. No es que le encontrara mucha técnica pero tampoco quería ofender a la señora por lo que me abstuve de seguir golpeando y me decidí por la forma clásica de restregar con los nudillos. Por la tarde volví con Joan Antoni para tomar una ducha de agua dulce y de paso acabar de lavar un poquito más de ropa. Mientras yo estaba frotando, Joan Antoni decidió hacer una pequeña excursión a una cabaña que estaba un poco más arriba de la cascada. En cuestión de minutos, veo que pasa como alma que lleva el diablo directo hacia la orilla para refugiarse en el auxiliar y esperarme allí. Cuando volví, Joan Antoni me explicó que un pavo indignado con su presencia, pretendió atacarle. Éste quiso defenderse echándole un coco y al ver que la bestia negra no se apartaba ni un milímetro, decidió tomar otra salida tal vez la menos digna pero en este caso la más eficaz: correr con toda su energía y sin zapatos pisando para su total humillación una porquería de vaca por lo que no se rompió la crisma de milagro. Una vez recuperado del susto y yo partiéndome de risa, nos fuimos al Talula para pasar la última noche en laguna Azul y prepararnos para volver a nuestro querido San Blas ya que empezábamos la segunda ronda de charters.
Casi dos meses más en estas islas donde hemos pasado las navidades y Nochevieja trabajando por un lado y celebrando estos días tan señalados con amigos de otros barcos por lo que estas fechas las he podido pasar con más alivio y menos tristeza que en años anteriores.
Y así el 4 de enero, con la misma sensación que cuando dejamos Brasil y despidiéndonos de amigos, de toda la gente con la que hemos trabajado, de kunas y de Uchutupu Pipi y Uchutupu Duma, es decir, los cayos Chichimé,

partimos hacia Colón para empezar a tramitar los papeles para el cruce.
Ya en Colón, en la ciudad sin ley, hemos estado 5 días en la marina para poner al Talula bien limpito y llenarlo de comida hasta el último agujero disponible que hemos encontrado.

Hemos hecho los papeles y hasta nos han puesto una multa por no decir que nuestro barco hace 8 nudos; es decir, por decir la verdad. Sin entender muy bién porqué nos había tocado a nosotros la “broma” de tener que pagar 440$ de más, nos hemos agenciado con un tal Stanley que por el módico precio de 200$, no pagaremos la multa y tampoco el depósito de 850$ que te devuelven al cabo de 3 meses. En fin, malas jugadas que te hace la vida por no decir la mentira oficial que todos esperan oír y que saben perfectamente que ningún velero inferior a los 50 pies de eslora puede hacer.
Y así, ya otra vez fondeados y con el Talula rodeado de neumáticos para protegerlo de posibles golpes, estamos a dos días del cruce del canal.
Hace como dos noches que mi cabeza va a mil por hora.
En el bar de la marina que es un auténtico pub inglés, se respira un ambiente de fiesta y excitación increíble. Ahora hay como unos 50 barcos en el fondeo preparándose para el cruce. Todo el mundo está nervioso. Todo el mundo busca tripulantes para ayudar con las líneas. Todo el mundo va cargado de comida,
agua, cervezas, licores…..son días de mucha actividad pero de noches divertidas y de fraternidad entre los navegantes. Nos ayudamos y nos necesitamos.
Eso está bién. De aquí a poco ya estaremos al otro lado, quemaremos las naves como hizo Hernán Cortés y con la mirada hacia delante, siempre rumbo al oeste, nos espera un año de miles de millas a nuestra proa y en nuestra mente.

Sola en el olvido
Sola con su espíritu
Sola con su amor el mar

Estas palabras se oye una y otra vez en el Talula.
Cuando estuvimos en el Chagres, cuando llegó Carlitos al aeropuerto de Barcelona (según nos contó medio emocionado), cuando salimos de Chichimé y seguramente alguna vez más cuando crucemos el Pacífico.
Y así me sentiré en las miles de horas de guardia que me aguardan
Laura

PD: el 18 de enero entre las 12am a 16pm (no puedo saber exactamente a que hora pasaremos por la esclusa de Miraflores), estaré agitando mis manos delante de la cámara que emite en directo el paso de los barcos.
Para vosotros son 6 horas más si no recuerdo mal. http://www.pancanal.com es la web y creo que el link es views Miraflores. No lo he mirado todavía pero mañana mientras os envío esta crónica, miraré la web para daros más detalles. Mientras tanto, recibid un enorme beso y estas fotos de San Blas para el recuerdo.

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.