20.08.2006 De “culos los de pollos” a “chocosanos”

20 agosto 2006 en 11:59 | Publicado en Empezamos | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Y no han sido unas semanas sino ya más de dos meses que abandonamos Cartagena para irnos directos a San Blas.
Después de 5 semanas fondeados en la bahía de la ciudad, nos dirigimos por segunda vez en este mismo año, a un varadero para levantar el barco del agua.
Del Talula sacamos más de 100Kg de caracolillo enganchado y todo lo que esa vida ahí pegada conlleva (cangrejos y demás que se te caían encima del cuerpo), para luego volver a lijar y pintar con todo lo más tóxico que pudimos encontrar.
Del varadero y un día antes de salir de allá, aterrizó un amigo, Carlitos, en el aeropuerto de la ciudad para pasar 15 días con nosotros en San Blas. Y así fue, un día más para llenar el barco de comida, hacer la salida oficial, tomar las últimas cervezas en el bar y listo!! cómo dicen en Colombia, rumbo al paraíso.

Pero saliendo por la bahía, y por tercera vez en dos meses, una patrulla aduanera decidió hacernos una visita para saber que llevábamos a bordo. Y una vez revisados, esta última más a conciencia que las otras veces, continuamos camino para llegar día y medio después a la primera isla del archipiélago de San Blas: isla Pinos. Y fue dos días después como a eso de las 5 de la madrugada, un fuerte viento pero tampoco nada excepcional, nos fue arrastrando poco a poco hacia las rocas. Sólo recuerdo que Joan Antoni me dijo con voz temblorosa que encendiera rápidamente el motor y que saliera. Una vez cumplidas órdenes, al salir vi que en la sonda de profundidad no “había agua” debajo del barco por lo que el nudo en la garganta se me puso rápido. La noche era cerrada, empezaba a diluviar y no había ninguna farola a más de 50Km a la redoma; estábamos en una isla y el continente más cercano era la selva de Darien, por lo que teníamos que esperar al siguiente rayo para ver a dónde dirigirnos. Yo recogí cadena para salir del bajo y volvimos a tirar pero el fondo era tan malo (pura hierba y algas) que el ancla no cogía por lo que rápidamente nos volvíamos a dirigir  a los bajos. Al segundo intento se me fue toda la cadena y cabo por lo que Carlitos tuvo que meterse en el cofre de proa para estirar con todas sus fuerzas del cabo y hacerlo pasar por un agujerito. El pobre no podía y yo no paraba de decirle: “va Carlitos, tú puedes; tira fuerte” Y así pudo recuperar finalmente el cabo y la cadena se volvió a enganchar al molinete. Y finalmente, al tercer intento de recoger cadena sin luz con un diluvio enfrente de mis ojos, la cadena se quedó hecha un lío fuera del molinete haciéndose tal estropicio que lo único que pensé en ese momento fue: Laura, ahora sí que la has cagado. Con voz temblorosa como la de Joan Antoni minutos antes, le llamé para que solucionara lo que había hecho y mientras tanto me puse a la rueda para dirigir el barco hacia algún lugar con un poco de profundidad. Lo único que me servía de referencia era un cartel que había en la playa que cada vez que había un rayo, se iluminaba. Al final, el capi solucionó el tremendo lio que había provocado y fue nuestra bienvenida a los chocosanos.
De allí pasamos a los cayos holandeses no sin antes ir al poblado kuna

 donde nos enteramos a través de una familia, que Fidel Castro había sido operado. La verdad es que fue un momento bastante curioso ya que nosotros llevábamos días intentando sintonizar alguna emisora panameña y  en cambio, en aquella cabaña, tenían una radio encendida que se escuchaba bien alto y claro.
Otra noche de navegación con truenos y relámpagos y a la mañana del día siguiente ya estábamos en pleno corazón de San Blas.

 Acabábamos de llegar a la “piscina”, territorio norteamericano por excelencia donde cuando llegas y antes de que tires el ancla, te viene el vecino del barco de al lado para decirte algunos con buenas y otros con malas palabras, que te vayas de allí ya que ellos han tirado 50m de cadena en una profundidad de 3 metros y que por tanto, tienen un territorio muy amplio a su disposición por lo que tú presencia se vuelve un tanto amenazante para ellos.
Total, ese es mi lugar y tú búscate otro.Bonito eh!!.
Pero bueno, nosotros tuvimos suerte ya que en ese momento habían pocos barcos. Y allí nos quedamos más días de los queridos debido al mal tiempo. Es decir, frentes que te entraban por todas partes con vientos fortísimos y aguaceros que no te permitían ver a más de 10 metros.
De allí a Porvenir para hacer la entrada al país y comprar billete para Carlitos de vuelta a la civilización y justo ese día nos cayó un charter de dos días con dos vascos y un argentino.
Fueron dos días intensos a todos los niveles pero sobre todo a nivel de convivencia.
El tema de conversación por excelencia y por unanimidad fue la política. Yo estaba siempre cocinando y negociando con los kunas

las langostas, los centollos y el pescado y el resto, discutiendo y discutiendo. Y como no, tanto discutir hizo que el último día por la noche, mientras yo me peleaba con los centollos

para sacarles algo de carne y poder preparar al menos una pasta con  cangrejo para 6, en la bañera se decía que el 11 de marzo fue un atentado provocado por ETA, que las elecciones fueron ganadas por el PSOE de manera ilícita y por el otro lado, diciendo que hasta esa fecha mi pasaporte no era digno y que me daba vergüenza ser español con un presidente como Aznar.  La sangre no llegó al río pero poco faltó ya que al final hubo un poco de sentido común por ambas partes y se prefirió dejar de lado a los políticos y a la política española.
Así pues, ese lunes desembarcamos al trío y también a Carlitos que tenía billete rumbo a Las Vegas y que volvería dos semanas después para visitar el norte del país con nosotros.
Y mientras tanto, continuamos trabajando y paseando a gringos por San Blas, cocinando y cocinando.


De aquí nos fuimos a la ciudad sin ley de Colón donde una vez hubo embarcado Carlitos y después de alguna desgracia con el motor que quedó en tremendo susto, nos fuimos al Rio Chagres.
Aquí pasamos dos días rodeados de pura selva y animales que nunca vimos pero que no paraban de aullar. Visitamos algún arroyo con el dingui lleno de maleza y apartando lianas siempre con la tensión de no ver una culebra liada a la rama que te pasaba por la cara y observando las orillas a la búsqueda de un caimán  que aunque tampoco los vimos, estaba todo el río lleno. Y al atardecer, a “envolver” el Talula en mosquiteras para evitar la entrada de toda clase de insecto volador que a esas horas era un auténtico festival incluyendo como no, los mosquitos que llegaban a miles. Y después de una buena ducha desde la cubierta del barco, (el tema no estaba como para meterse en el río) con agua dulce, nos fuimos a la bahía de Portobelo. De allí ya despedimos definitivamente a Carlitos y ese día pasó sentado en una mesa en el pueblo hablando y hablando de nuestro futuro.
Y después de tremenda crisis existencial, aquí estamos decididos a cruzar el Canal de Panamá en el mes de noviembre. Pero antes vendrán unos amigos a disfrutar con nosotros de San Blas durante diez días y luego empezamos la tramitación del cruce.
Así que si todo continua hacia adelante, os pasaré una web donde se ve en directo el cruce de los barcos en la última esclusa del canal antes de entrar al PACIFICO. Si si, lo escribo en mayúsculas ya que se me pone la piel de gallina cada vez a que oigo esa palabra. Y todo lo que tenga que ser comprado y reparado, este es nuestro último “chance” antes de adentrarnos en ese inmenso océano en donde El Niño creo que ya ha empezado a despertarse.
Así pues, espero poder contaros una vez estemos ya en Balboa (al otro lado del Canal), como fue la experiencia del cruce y como siguen los ánimos ante proyecto de tal envergadura.
Besos todavía desde el Caribe,
Laura

Anuncios

17.08.2006 San Blas; Panamà

17 agosto 2006 en 11:38 | Publicado en Empezamos | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Hola gent,
fa dies que no donem senyals de vida i aqui van 4 ratlles sobre que hem fet i on som.
Crec que a la darrera erem a Cartagena, on vam passar-hi mes de un mes.
Abans de marxar  d’allí vam treure el Talula de l’aigua per fer fondos, doncs estava com una musclera, i ens varem pasar una setmaneta, com aquell que diu, rascant.
Despres va arribar en Carlitos de visita (un amic de la Laura) i ens vam dedicar a proveir el barco per anar cap a San Blas (Kuna Yala). Travessa amb poc vent i arribem a Isla Pinos, a l’extrem SE de Kuna Yala. Isla autèntica, sense turistes ni ningú que et vulgui vendre res, on cal respectar les tradicions (per exempla visitar al jefe del poblat, que anomenen Sheila).
Molta tranquilitat, excepte a les nits que es monten uns “pollos” de molt de cuidado: els Chocosanos. Son tempestes de pluja i vents forts repentines i força violentetes, similars al que a la badia de Cartagena anomenen “culos de pollo” i que ens van tenir “en vilo” mentre vam esser per allí. El cas es que una nit ens va agafar un xocosano d’aquests i vam començar a garrejar amb l’ancla. El problema es que no es veia absolutament res i no sabiem cap on anàvem ni cap on havíem d’anar; nomes el resplandor dels llampecs ens donava una mica d’orientació; donat que la profunditat anava disminuint i estavem envoltats per baixos i esculls (de fet vam arribar a tocar fons), em creureu si us dic que vam passar una horeta una mica xunga fins que va retornar la calma.
De Isla Pinos vam decidir anar a la part mes coneguda i visitada de San Blas i ens vam dirigir a Cayos holandeses. Vam fondejar a un lloc que els gringos anomenen la “swimming pool”, per lo protegit que esta; suposo que per aquesta rao el lloc està farcit de barres i estrelles, com si allí es sentissin protegits, fins i tot, d’Al Qaeda.
Entrant a la piscina s’ens va apareixer un angel, en la forma de un barco italià que vam coneixer a Cartagena, qui ens va advertir que anavem de dret contra uns esculls que nosaltres no veiem, ja que teníem el sol al davant, craso error de principiants. Ens vam passar gairebé una setmana al lloc on vam disfrutar de diverses nits de Chocosanos i forçes plujes: definitivament aquesta no es l’època ideal per estar a San Blas, encara que millor estar aquí que a mercè d’un huraca mes al N. Si res mes no, aquests dies ens vam permetre banyar-nos en aigues super tebies, fer una mica de snorkelling, reparar, o intentar-ho, diverses averies, i fer experiments de fondeig amb dos ancles, que van resultar molt instructius.
De Cayos Holandeses i amb el vent de morro (una constant ultimament)vam anar cap a Porvenir (el centre administratiu de Kuna Yala). Allí vam fer l’entrada oficial a Panamà i vam tenir la potra que ens caigues un xarter amb 3 Vascos “exiliats” a Madrid. El xarter ha anat molt be, la Laura ha fet uns plats deliciosos que incluien llagosta i centollos i tot plegat ens ha permes guanyar uns $ que ja ens convenien.
Van ser dos dies, en els que vam recòrrer els llocs típics en aquestes latituds: Chichimè, Isla Perro. En aquest darrer lloc, tot i portar algú assegut a la primera creueta per poder veure be els esculls, vam anar a petar contra uns; afortunadament va ser una fregada mes que un xoc i el preu van ser unes ratlladetes a la pintura nova de la quilla.
Pel que fa als vascos, tot i que eren gent culta i educada, que al principi semblaven força lliberalets i que, fins i tot, entre ells parlaven en esquerra, van resultar uns PPeros del nucli dur, que van acabar fent declaracions tals com: que el fet que a Catalunya els cartells estiguin en català elimina la llibertat (quina?, la seva?), que Herri Batasuna i ERC son el mateix i que es evident que l’11 de març, tal com segons ells (i l’Aznar) demostrarà la historia, va ser una maniobra d’ETA per treure al PP del poder.
En fi, ja son fora (i encara que no us ho creieu, hem acabat en bons termes);en Carlitos també ha marxat i tornem a estar sols. Ara ens dedicarem a fer una mica d’exploració per preparar un xarter previst pel proper dilluns. Potser, a principis de setembre, anirem uns dies a Bocas del Toro, i despres tornaríem cap aqui, a esperar el moment d’enfrentar-se amb el Canal de Panamà (octubre o Novembre).

Continuarem informant.

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.